La Invisible invita a dos exmiembros del GRAPO a una jornadas

Cartel de La Invisible./SUR
Cartel de La Invisible. / SUR

El espacio cultural incluye a dos condenados por pertenencia a banda armada en una charla-debate sobre libertad de expresión

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Nueva polémica en torno al centro social y cultural La Invisible. Si el pasado mes de octubre la chispa saltó por una exposición que incluía una bandera de España en forma de horca, ahora se trata de unas jornadas sobre la libertad de expresión en la que participarán como invitados dos exmientros del GRAPO, una organización terrorista de carácter antifascista que pretendía instaurar un estado socialista en España a la que desde 1975 se le atribuyen 87 víctimas mortales. Tal y como ha avanzado este domingo el diario ABC, las Jornadas por la Libertad de Expresión tendrán lugar el próximo sábado en este espacio ubicado en la calle Nosquera, y además de contar con la participación del rapero marbellí Iván Leszno, condenado recientemente a dos años y un día de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, y con una exposición del dibujante Juan Kalvellido con una temática “solidaria y antirepresiva”, según reza el programa, también incluye una charla-debate con José Balmón Castell y Carmen Cayetano, definidos en la programación del evento como “dos expresos políticos antifascistas”, aunque ambos fueron condenados por enaltecimiento del terrorismo.

Balmón, que ahora tiene 74 años, llegó a ser uno de los máximos responsables del Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) y fue detenido en 1984 en Barcelona. Aunque tras su arresto se le acusó de participar en un atentado en el que murieron dos policías nacionales en Madrid, finalmente pasó más de 20 años en prisión por varios delitos como colaboración con grupos armados, cooperación a la formación de un depósito de armas y tenencia de sustancias explosivas. En aquella sentencia, dictada en 1986, se señalaba que Balmón custodió en su domicilio varios ficheros que le entregó un miembro del GRAPO y que contenían informaciones sobre personas sometidas vigilancia para supuestamente atentar contra ellos o reclamarles el impuesto revolucionario. Tras cumplir condena, Balmón reside en su Córdoba natal y se dedica a la creación artística.

Por su parte, Carmen Cayetano está en libertad desde el año pasado tras cumplir una pena de once años de prisión por pertenencia a banda armada y falsedad documental con finalidad terrorista. Cayetano fue arrestada en 2006 en Tarragona junto a quien era su pareja sentimental y entonces jefe de los GRAPO, Juan García Martín.

La jornada organizada concluirá con un concierto de varios grupos, además del citado Leszno, miembro de La Insurgencia, un colectivo musical formado por 12 raperos que han sido condenados por enaltecimiento. Precisamente a ellos irá destinada la recaudación de la “entrada solidaria”, con un precio de 3 euros.

De momento, el primero en pronunciarse en el plano político ha sido Ciudadanos. Su portavoz, Juan Cassá, ha pedido que se aplique cuanto antes la moción aprobada el pasado mes de octubre (tras la polémica sobre la bandera) con los votos favorables de PP y Ciudadanos para convocar un concurso público para el uso del inmueble del Ayuntamiento, que gestionan 'okupas' desde hace una década aunque desde 2011 lo hacen con un acuerdo con el Consistorio. “Urge aplicar la moción de Ciudadanos de sacar a concurso la gestión de La Invisible, espacio 'okupa' que nos ha costado 4 millones”, ha exigido Cassá en su cuenta de Twitter.

Desde La Invisible, por su parte, tratan de relativizar la cuestión y restarle mayor trascendencia abogando precisamente por la libertad de expresión y poniendo el acento en el contenido de la charla en lugar de en sus ponentes. Además, remarcan que las jornadas no están organizadas por La Invisible, sino “por un colectivo de personas que trabajan por la libertad de expresión” coincidiendo con la reciente condena a los miembros de La Insurgencia. “La Invisible nos fiscaliza ninguna actividad, sólo facilita que se pueda desarrollar, y siempre dentro de unos mínimos. En este caso, consideramos que se cumplen esos mínimos porque se trata de unas jornadas vertebradas en un discurso de protesta contra la persecución que sufre La Insurgencia y en defensa de la libertad de expresión, y a la hora de debatir sobre la amnistía se considera que estas dos personas tienen cierto interés por la persecución que sufrieron durante el franquismo, más allá de su pertenencia a una organización que ya no existe”, afirma a este periódico el responsable del área de Cultura Libre de La Invisible, Daniel Machuca. Preguntado sobre las críticas que puedan surgir por la vinculación de ambos invitados al GRAPO, Machuca remarca que “como colectivo, La Invisible no ha apostado por ellos ni defiende nada, pero sí que cree que es una manera de denunciar la injusticia y darle una dimensión histórica en relación con lo que está sucediendo en la actualidad”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos