La Invisible, dispuesta a invertir 150.000 euros en mejorar el edificio si se lo queda

Patio central de La Casa Invisible. :: sur/
Patio central de La Casa Invisible. :: sur

El colectivo asegura estar en condiciones de acometer actuaciones en el inmueble 'okupado' para salvar la inspección técnica

F. JIMÉNEZ MÁLAGA.

Los colectivos que integran La Casa Invisible han dado un nuevo paso en su intento de paralizar el expediente iniciado por el Ayuntamiento de Málaga para desestimar la solicitud de cesión de este edificio de titularidad municipal de la calle Nosquera que fue 'okupado' hace 11 años, recuperarlo y sacar a concurso su gestión para uso cultural. Mientras el procedimiento acometido por el equipo de gobierno del PP con el apoyo de Ciudadanos sigue su curso, los miembros de La Invisible han presentado el informe para la Inspección Técnica de Edificios (ITE) en el que además de plantear las necesarias obras de mejora en los forjados, bajantes se va más allá al incluir otras actuaciones encaminadas a avanzar en el proyecto de rehabilitación de este inmueble levantado en 1876.

Dentro de este trámite, técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo visitaron las instalaciones el pasado 7 de marzo. Desde La Invisible anticipan que el informe será desfavorable ya que para superar esta inspección es necesario acometer esos trabajos más urgentes. En su conjunto, la inversión rondaría los 150.000 euros, un dinero que el colectivo asegura estar en condiciones de adelantar a través de créditos con la banca ética pero siempre que se regularice la situación del edificio retomándose la negociación para lo que a su juicio es la «única solución posible»: la cesión directa del edificio.

«Lanzamos el reto al Ayuntamiento para que ceda este espacio y poder iniciar la rehabilitación del edificio, cuyo proyecto lleva casi dos años guardado en un cajón del alcalde», afirmó Amanda Romero, del equipo jurídico de La Invisible, quien expresó su «temor de que la inactividad del Ayuntamiento en este tiempo sea para permitir que el edificio se siga deteriorando para declararlo en ruina y tener el pretexto técnico para proceder a su desalojo».

En este sentido, los representantes del equipo de arquitectura de la entidad, Eduardo Serrano y Enrique España, cifraron en un millón de euros el presupuesto del proyecto de rehabilitación presentado, que se ejecutaría en cuatro fases para que las obras fueran compatibles con la actividad cultural que se desarrollan en estas instalaciones. La duración oscilaría entre los 7 y los 10 años.

Como ha venido informando este periódico, el argumento que utiliza el Ayuntamiento para cortar la negociación que desde hace años se viene manteniendo con el colectivo para regularizar la cesión del edificio es el «incumplimiento sistemático» de la orden de la Gerencia Municipal de Urbanismo que impide la celebración de actos de concurrencia pública en el inmueble debido a su mal estado de conservación. En cualquier caso, la realidad es que este paso lo ha dado el equipo de gobierno a raíz de las dos últimas polémicas en torno a La Invisible: una exposición en octubre que incluía una bandera de España en forma de horca y la organización de unas jornadas el pasado febrero sobre la libertad de expresión en la que estaban invitados dos expresos de la organización terrorista GRAPO, aunque finalmente fueron canceladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos