Las inundaciones de diciembre dañaron parte del mobiliario

J. H. MÁLAGA.

Las inundaciones que padeció Málaga el pasado 4 de diciembre dañaron parte del mobiliario interior de la parroquia de Santiago, que se encontraba almacenado por las obras de reparación de su interior en las instalaciones de la parroquia de Nuestra Señora de Gracia, ubicada en Cerrado de Calderón. Los sótanos de este templo, que se inundaron a consecuencia de las fuertes lluvias, albergaban entonces algunas piezas de la céntrica parroquia de la calle Granada que, si bien no tenían un gran valor artístico, sí formaban parte del ajuar litúrgico del templo. Su párroco, Francisco Aranda, explicó que resultó perjudicado por esta circunstancia un armonio, tarimas, ánforas, candelabros, un sagrario antiguo, una peana del Cristo de Medinaceli, algunas imágenes seriadas que se encontraban en la iglesia y las estaciones del vía crucis. Estas cartelas en las que se representan escenas de la pasión de Jesucristo van a ser sustituidas por unas nuevas. No obstante, Aranda aclaró que las principales piezas de la iglesia no se encontraban almacenadas en estos sótanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos