Intervienen una tonelada de atún rojo en un vehículo sin refrigeración

Una de las piezas intervenidas por los agentes. :: sur

SUR MÁLAGA.

El Grupo de Protección de la Naturaleza de la Policía Local de Málaga, en una intervención conjunta llevada a cabo en sus primeras indagaciones por una patrulla de la Jefatura de la Policía de Barrio de Campanillas, ha procedido a la intervención de una partida de diez piezas de atún rojo de casi mil kilos de peso, almacenada en un vehículo sin refrigeración, según han informado las fuentes consultadas.

Las piezas se encontraban en una furgoneta Fiat Ducato, que estando aparcada en el Polígono de la Huertecilla, levantó las sospechas de estos funcionarios, por ser tipo Isotermo, no tener en marcha el sistema de refrigeración y despedir un fuerte olor a pescado.

Tras una vigilancia pasiva por parte de la patrulla de Campanillas, cuando llegó el propietario le pidieron que abriera la furgoneta. Fue entonces cuando comprobaron que contenía diez piezas de atunes rojos (Thinvos thunvos) de gran tamaño, cubiertos con plásticos, sin ningún tipo de refrigeración y con cierto olor a descomposición.

Comprobada la documentación del vehículo, se observó que su ficha técnica disponía que no era apto para el transporte de mercancías perecederas, siempre según han asegurado las fuentes consultadas.

En ese momento, se requirió la presencia de la Unidad de Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía al objeto de tramitar la correspondiente sanción, siendo intervenidas las piezas de atún, que una vez pesadas, marcaron un peso total de 987 kilos.

Según manifestaciones del propietario de la furgoneta, quien asumió a su vez la propiedad de los atunes, la mercancía procedía de la costa de Cádiz, más concretamente de la zona de Tarifa. El destino de este pescado era el mercado alimentario, estimándose un precio de venta 10 euros el kilo y habiendo sido el precio de compra, cuatro euros.

Fotos

Vídeos