La instalación de terrazas se limitará en Carretería y Álamos cuando sean peatonales

La Tribuna de los Pobres será remodelada./Salvador Salas
La Tribuna de los Pobres será remodelada. / Salvador Salas

La reurbanización de ambas calles, valorada en cuatro millones de euros, también contempla la renovación de la Tribuna de los Pobres

FRANCISCO JIMÉNEZ y JESÚS HINOJOSAMálaga

La semipeatonalización de las calles Carretería y Álamos, con la que el Ayuntamiento pretende evitar que este eje viario siga ejerciendo como una ronda de circunvalación para atravesar el casco antiguo, empieza a cobrar forma. Tras la reunión mantenida con los vecinos a mediados de diciembre, la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) ya tiene un borrador de toda la actuación, que está valorada en cuatro millones de euros que será financiada al 80% con fondos europeos obtenidos a través de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi). Además de darle prioridad al viandante en la mayor parte del trazado con una calzada al mismo nivel, destaca la limitación del tráfico rodado en el tramo de final de Álamos, ya que desde el cruce con Cárcer hasta la plaza de la Merced sólo se permitirá la circulación a autobuses, taxis y servicios públicos.

Al comerle terreno al coche incluso con la supresión de aparcamientos se ganan zonas de uso ciudadano (se instalarán bancos y una hilera de árboles), pero lo que en principio se va a controlar es que esos nuevos espacios sean tomados por las mesas de los bares, en respuesta a la inquietud expresada por los residentes de la zona que participaron en la citada reunión informativa. Según la propuesta inicial, se establecerán distintos tramos en los que no estarán permitidas las terrazas, como todo el tramo de Carretería entre la Tribuna de los Pobres y Ollerías o la parte de Álamos más próxima a la plaza de la Merced.

Además, en el diseño se dibujan varias zonas con terrazas restringidas, como enfrente de la Tribuna de los Pobres, o el tramo final de Carretería antes de llegar a Dos Aceras. El propio documento elaborado por el Departamento de Arquitectura e Infraestructuras de la GMU recoge el potencial de este eje como una nueva zona de oportunidad y la necesidad de «incentivar la diversidad de usos en plantas bajas», considerando que «el factor hostelero es determinante, debiendo restringirse el uso de terrazas». Por ello, se definirá expresamente en plano la regulación del uso del espacio de acera en relación a la instalación de terrazas, reflejando zonas con restricciones concretas o de ocupación no permitida.

De forma paralela, el proyecto de reurbanización del eje Carretería-Álamos también lleva aparejadas otras actuaciones, como una renovación de la Tribuna de los Pobres, contemplándose una transformación de la escalinata en la que desaparecen los macetones y la posibilidad de crear un jardín vertical sobre el muro del Pasillo de Santa Isabel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos