La inspección de la Catedral detecta deterioro en algunas de sus cornisas

Dos operarios trabajan en uno de los cubillos. :: fernando gonzález/
Dos operarios trabajan en uno de los cubillos. :: fernando gonzález

Operarios se descuelgan por los muros exteriores del templo para comprobar su estado y determinar medidas para repararlos

JESÚS HINOJOSA MÁLAGA.

Tras el paréntesis del puente del Pilar, el Obispado de Málaga retomó ayer los trabajos para revisar el estado de los muros de la Catedral tal y como ha dictaminado la Gerencia Municipal de Urbanismo como medida cautelar a raíz de la caída de un cascote que se produjo el pasado mes de junio. La empresa Tecno Altura es la encargada de llevar a cabo esta labor, con la supervisión del arquitecto responsable del templo, Juan Manuel Sánchez La Chica. Los trabajos han comenzado por los cubillos que enmarcan la portada del crucero que da a la calle Postigo de los Abades. Justo en este punto fue donde se produjo el desprendimiento de una piedra, desde un muro inacabado que iba a formar parte de la sacristía sur del templo, estancia que nunca llegó a realizarse.

Según ha podido conocer este periódico, las primeras inspecciones sobre el terreno de los operarios han desvelado que los elementos que se encuentran más deteriorados son algunas de las cornisas que soportan con especial virulencia el efecto del agua de la lluvia. No obstante, por el momento, no se han detectado desperfectos de consideración.

Estos trabajos de inspección van a llevarse a cabo especialmente en los muros exteriores del templo que dan a la vía pública. Así, también se analizará el estado de las fachadas de sus dos torres, incluida la que se encuentra inacabada. Para ello, se tendrán que colocar unos andamios que servirán para proteger a los viandantes de posibles desprendimientos durante las labores de chequeo de los muros. Esta actuación servirá para concretar medidas para repararlos y procurar su correcta conservación.

Fotos

Vídeos