Insonorizar uno de los colegios denunciados por exceso de ruido costaría 92.000 euros

Instalaciones del CEIP Puerta Oscura. / Álvaro Cabrera

El Ayuntamiento propondrá a la Junta de Andalucía que sufraguen a medias la instalación de pantallas acústicas en los centros afectados

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Ayuntamiento quiere acabar con los problemas de ruidos que se producen en los colegios instalando pantallas acústicas para evitar que el sonido se propague hasta las viviendas cercanas. Tras la polémica generada por la sanción a tres centros educativos de la capital, el área de Medio Ambiente ha encargado un estudio acústico para conocer el coste que tendría la instalación de este sistema en los centros afectados. Insonorizar el CEIP Lex Flavia Malacitana tendría un coste de 92.000 euros.

Para evitar el conflicto creado en los centros tras las denuncias que ponen en jaque la actividad de las escuelas deportivas de base, el Ayuntamiento va a proponer a la Junta de Andalucía que sufraguen a medias la instalación de estos sistemas en los centros afectados. El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, explicó ayer que de momento sólo cuentan con el estudio del CEIP Lex Flavia Malacitana, aunque también han encargado el del Revello de Toro para conocer el coste total de la actuación y actuar de la misma forma. En el tercer centro en discordia, en el CEIP Puerta Oscura, no se ha tomado aún una decisión de este tipo ya que sólo consta un apercibimiento y confían en resolver la situación con diálogo.

Jiménez trasladará esta opción a la delegada de Educación, Patricia Alba, durante una reunión que mantendrán de forma «inminente» entre todas las partes implicadas. A su juicio, la administración andaluza debería colaborar en sufragar los paneles acústicos ya que las instalaciones son de su propiedad y el problema no sólo se produce durante la práctica deportiva en los centros, sino con cualquier actividad diaria como puede ser la hora del patio. «Si realizáramos el estudio por la mañana, veríamos que el ruido es el mismo», consideró.

Problema extradeportivo

El edil detalló que la instalación de estas pantallas acústicas resolverían el problema generado porque el colegio en cuestión cuenta actualmente con un recubrimiento que hace que reverbere el sonido, se encuentra en una esquina del centro y con la viviendas alineadas en un único lugar. No obstante insistió en que no se trata de un problema deportivo, sino de ruido, y que la ley ampara a los denunciantes. «Es un problema que se puede resolver técnicamente». Igualmente apuntó que las sanciones impuestas –de 12.000 euros– deberían pagarlas la Consejería de Educación, que es la propietaria de las instalaciones, y no los clubes deportivos que allí entrenan.

Fotos

Vídeos