«Se está incubando una conflictividad futura por la precariedad laboral»

Muñoz, en su despacho de la sede provincial. :: francis silva/
Muñoz, en su despacho de la sede provincial. :: francis silva

El secretario general de CC OO Málaga, Fernando Muñoz, denuncia que la salida de la crisis no ha llegado a los trabajadores

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Desde el pasado marzo, Fernando Muñoz (Córdoba, 1961) es el líder de CC OO en Málaga. Maestro de profesión, se afilió al sindicato en 1986, perteneció al PCE y fue integrante del movimiento de insumisión y objeción de conciencia a la mili obligatoria. Ha formado parte de las direcciones provinciales de CC OO con los secretarios generales Luis Castillejo, Francisco Gutiérrez y Antonio Herrera. Su última responsabilidad fue la de secretario de Organización y Finanzas. Hoy está al frente de un sindicato con 32.131 afiliados -la mitad de ellos mujeres- y que cuenta con el 43,5% de los delegados sindicales en la provincia.

-¿Cómo están siendo estos primeros meses al frente del sindicato?

-Los compañeros me dicen que vamos demasiado deprisa. En estos siete meses, teniendo en cuenta que el verano estaba por medio, hemos celebrado tres asambleas de delegados, donde hemos puesto sobre la mesa asuntos como la siniestralidad laboral o las pensiones; no recuerdo en la historia de este sindicato en Málaga, tres asambleas de delegados en tan corto periodo. Estamos impulsando estrategias y alianzas para ayudar a los trabajadores.

-¿Se ha salido ya de la crisis?

-No, radicalmente, no. Muchas empresas están aumentando sus beneficios de manera exponencial, pero los trabajadores no están viendo repercutida esas mejoras. Nos encontramos con una patronal que está racaneando subidas salariales de 1%, representan 10 euros al mes sobre 1.000 euros de suelto; 10 euros al mes no solucionan nada al trabajador, cuando lo que realmente soluciona al trabajador es la estabilidad en el empleo y el reconocimiento empresarial a su trabajo que viene en formación, reciclaje y estabilidad. Hoy la visión empresarial mayoritaria es ir a la obtención del máximo beneficio sacándolo si es posible de los salarios de los trabajadores y usando al trabajador como un kleenex, de usar y tirar, y en condiciones de explotación.

-¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan los trabajadores en la provincia

-La temporalidad y la parcialidad. En Málaga hay 583.000 trabajadores dados de alta en la Seguridad Social, de ellos cerca de 100.000 trabajadores están en rotación permanente. Otro de los problemas es la subcontratación y la afección que tiene en los autónomos.

-Los últimos datos del paro revelaron que Málaga encabezó la destrucción de empleo en noviembre, ¿qué lectura hace?

-La primera conclusión es que la hostelería no va dar solución a los 158.000 parados que hay en la provincia. Las administraciones públicas tienen que impulsar otras industrias y servicios para el desarrollo económico de Málaga. Por ejemplo, desarrollar y potenciar el PTA y la logística en la provincia es apostar por un empleo mucho más estable y con opciones de poder bajar el paro. Por otro lado, está la actividad portuaria, que podría ser un importante yacimiento de empleo y servir de plataforma a la industria malagueña, pero que a día de hoy no está cumpliendo ese papel.

-¿Han aceptado los trabajadores la precarización como mal menor antes de quedarse en el paro?

-La necesidad sí te lleva a aceptar lo que te ofrezcan, pero eso es una incubadora de conflictos futuro y después nos llevaremos las manos a la cabeza y criminalizaremos a los sindicatos porque hacen movilizaciones y huelga. Ahora mismo se está incubando una conflictividad futura por la precariedad laboral.

-Durante la crisis, la mujer fue la más perjudicada en la destrucción de empleo y ahora no se recupera ese empleo al mismo nivel que el de los hombres. ¿Hay una feminización del desempleo?

-Sí, sobre todo en contratos parciales. Los contratos parciales se le venden a la sociedad como que la mujer quiere un contrato de duración reducida para poder complementarlo con su vida personal. Sin embargo, la mujer quiere su jornada de ocho horas y ganar como un hombre.

-Hay una impresión general de que la lucha sindical ya no está en la calle.

-La reforma laboral de 2012 nos metió a los trabajadores en las empresas y hoy es más complicado movilizar a todo un sector profesional porque se permite a las empresas descolgarse de los convenios sectoriales y eso impide que se visualice la conflictividad social. Tenemos que impulsar las movilizaciones adaptándonos a los nuevos tiempos donde ya hay muchos trabajadores que no tienen centros de trabajo o estos están dispersos. Esta situación dificulta la movilización del trabajador.

-La impresión general es que los sindicatos han dejado de tener peso entre los trabajadores e influencia social.

-Eso no es así, en absoluto. El volumen de delegados elegidos en Málaga por todas las organizaciones sindicales es de 7.000, de los que CC OO tiene unos 3.000 y en su elección han participado el 80% de los trabajadores con derecho a voto. Lo que ha ocurrido es que la reforma laboral del Gobierno y de las administraciones junto al hecho de que las empresas han reducido sus plantillas ha provocado que se elijan menos delegados de los que había antes de la crisis. Esta circunstancia hace más complejo el trabajo sindical.

Feminización del sindicato

-¿La gente joven se está afiliando a CC OO?

-Sí. En Málaga, tenemos 3.500 afiliados menores de 35 años, la mayoría mujeres; en cuanto a delegados menores de 30 años, tenemos 274 personas, mayoritariamente mujeres. Este sindicato se está feminizando.

-¿El sindicalismo tiene sentido a día de hoy? ¿Se ha adaptado a los nuevos tiempos?

-Claro que tiene sentido. Nosotros hemos cambiado como sindicato. Las CC OO de hoy no tienen nada que ver con la de hace 40 años y nos lo dicen los propios históricos. Antes, la acción sindical se hacía dentro de la empresa, cuando había grandes centros de trabajo, hoy eso ha cambiado. ¿Qué hemos hecho? Adaptarnos. Tenemos unos 1.500 delegados en empresas pequeñas. Vamos a crear la figura del sindicalista de referencia para atender a los trabajadores y estamos atendiendo a mucha gente por las redes sociales, sobre todo Facebook. Hoy el sindicalismo también se hace a través de las redes sociales y debemos potenciarlas.

-¿Qué le piden a la Confederación de Empresarios de Málaga?

-Hemos estado un tiempo con la relaciones enfriadas y ahora tenemos buenas. Les pediría trabajar en común para sacar adelante los convenios sectoriales que tenemos pendientes como el de comunidades de propietarios o maderas. También les pediría hacer análisis conjuntos de la provincia para impulsar en común proyectos que desarrollen el empleo y la economía de la provincia. Ya lo hicimos bien en su momento y hay que adaptarse a la nueva realidad de Málaga para contribuir a desarrollar nuevos proyectos en materia de innovación, digitalización,... Si vamos juntos será mejor que si vamos cada uno por su lado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos