El incendio de Los Asperones calcina 50 hectáreas de pasto y matorral

Imagen de la columna de humo provocada por el incendio. / Salvador Salas

La Guardia Civil investiga a un sospechoso de ser el causante de las llamas

El incendio forestal que se produjo ayer en Los Asperones es de momento el último de una docena de casos, varios de ellos conatos, que se han producido en el último mes en el entorno de la barriada. En este caso, ha afectado a unas 50 hectáreas de pasto y, en menor medida, de matorral, según los datos provisionales proporcionados hoy por Infoca. La brigada de investigación emitirá su informe de las causas a lo largo de esta semana, según estas mismas fuentes, aunque la posibilidad de dar conocer las conclusiones dependerá de lo que determine el juez.

Foto desmentida

De momento, no se ha producido la detención de ninguna persona en relación con estos hechos, según la Subdelegación del Gobierno. El Seprona de la Guardia Civil está investigando a un sospechoso que está identificado como presunto autor del fuego. Al parecer, varios vecinos vieron a un joven cerca de dos focos y existe una imagen en la que se le ve y que está corriendo por las redes sociales, señalado como el presunto pirómano. Nada más lejos de la realidad. Subdelegación ha informado de que la persona de la imagen no tiene nada que ver con la investigación de Seprona. Es más: estaba ayudando a sofocar las llamas.

El incendio en Los Asperones fue declarado sobre las 14.00 horas de ayer, y se dio por estabilizado por parte del Infoca sobre las 19.20 horas, y por extinguido, casi tres horas después. El fuego se originó en una zona de matorral cuando la fuerza del viento era de unos veinte kilómetros por hora, aunque luego bajó a diez kilómetros, lo que facilitó las tareas de extinción.

Al lugar de los hechos se desplazó más de un centenar de efectivos del Infoca –entre bomberos, técnicos de operaciones y agentes de medio ambiente– y unos cuarenta bomberos de distintos parques de la capital. A ello se unieron seis medios aéreos (cinco helicópteros y un avión tanto de las bases de Málaga y de Granada) y seis autobombas, entre ellas dos rurales de 3.000 litros y dos nodrizas pesadas de 8.000 litros de capacidad, según informaron los distintos servicios de extinción.

El Servicio de Emergencias 112 informó que debido a la densidad de la humareda hubo que desalojar momentáneamente, apenas unos minutos, a dos familias –en total seis personas– de sus viviendas, aunque pudieron regresar rápidamente. Asimismo, hubo que desalojar una piscina municipal cercana como medida preventiva, según manifestaron fuentes de los bomberos de Málaga.

Fotos

Vídeos