Ignacio López: «No optaré a liderar el PSOE de Málaga, me quedaré en mi cargo en el federal»

López es uno de los cabezas visibles del sanchismo./Álvaro Cabrera
López es uno de los cabezas visibles del sanchismo. / Álvaro Cabrera

Secretario ejecutivo de Movimientos Sociales del PSOE. Afirma que «lo más probable» es que los sanchistas de la provincia presenten un candidato porque ninguno de los actuales aspirantes «representa el cambio»

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Tras dos días sin pronunciarse Ignacio López rompió ayer su silencio para hablar con SUR y explicar su futuro político, que no pasa por entrar en la batalla por el liderazgo del PSOE de Málaga, y analizar los últimos acontecimientos en torno a los sanchistas en la provincia.

¿Por qué se suspendió la presentación de tu candidatura a la secretaría general?

–Por una cuestión personal en cuyos detalles no voy a entrar.

Más allá de la cuestión personales, ¿hubo algún trasfondo político en esa decisión?

–Repito que fue puramente personal. El único trasfondo político que puede haber es que desde hace tiempo he estado hablando y reflexionando con mucha gente sobre la posibilidad de presentar una candidatura a la secretaría general.

¿Y cuál es la decisión? ¿Se va a presentar a la secretaría general del PSOE de Málaga?

–Tras hablar con mucha gente en estas últimas semanas y días he llegado a la conclusión de que lo mejor, donde más puedo aportar al nuevo PSOE y al nuevo proyecto político, es seguir en la comisión ejecutiva federal en el papel que me han encomendado los compañeros al frente de la secretaría ejecutiva de Movimientos Sociales. Un papel que me gusta y para el que me siento bastante preparado. Quiero que Málaga siga representada en esa ejecutiva.

Eso significa que no va a optar a la secretaría general del PSOE malagueño.

–Esa es la conclusión. Me quedaré en la ejecutiva federal.

¿Significa ello que el grupo de los sanchistas en la provincia no va a presentar un candidato a la secretaría general de Málaga?

–En principio sí va a haber una candidatura. La idea que tienen los centenares de compañeros que hemos estado trabajando en Málaga por el cambio político a nivel federal, es que haya un cambio político en la provincia. Y lo que hemos visto hasta ahora de las candidaturas que se han presentado (en referencia a José Luis Ruiz Espejo y Soraya García Mesa, por ahora precandidatos) es que no representan un cambio político. Lo más probable es que haya otra tercera candidatura.

¿Tienen decidida ya la persona que encabezará esa candidatura?

–En eso estamos. Esto no es un proyecto personal de Nacho López. Entre los centenares de compañeros que hemos estado trabajando en los últimos meses por el cambio hay suficiente capacidad de liderazgo como para ser un magnífico secretario general.

¿Cuándo prevén anunciarlo?

–Más pronto que tarde.

¿Si se decide presentar, el nombre del candidato puede estar entre Rafael Fuentes, Chema Domínguez o Mariló Narváez?

–Eso lo deberá decidir el grupo.

¿Tenía pensado en su fuero interno presentarse y han podido haber movimientos políticos que le han llevado a dar marcha atrás?

–Fui elegido hace poco tiempo miembro de la comisión ejecutiva federal y era lo que yo pensaba hacer. Pero mucha gente me había pedido que diera el paso al frente, como también había gente que me había dicho que me centrara en mi puesto en el federal. Había tanta gente en un sitio como en otro. Y tras meditarlo en términos políticos y personales, la decisión mejor para el proyecto político de cambio desde un punto de vista del PSOE en general y de la organización en la provincia, en particular, es que trabaje en lo que me han encomendado en la ejecutiva federal. ES una decisión final.

¿Ha hablado de ello con Pedro Sánchez?

–Soy miembro de la ejecutiva federal y es un tema que he hablado con varios compañeros de esa ejecutiva y, evidentemente, con Pedro.

¿Qué le ha dicho el secretario general?

–Con él hablo con fluidez y hablamos de bastantes cosas, pero las conversaciones que mantengo con él no las hago públicas. Sí dejo claro que la decisión que he tomado es una decisión personal.

¿En su decisión ha podido pesar que en lugar del 3% de los avales se pida el 20% para presentarse?

–No.Los 1.200 avales es una complicación y no es un filtro, sino un muro gigantesco. Eso hace que, al final, lo más probable es que haya solo dos candidaturas que puedan presentarse para las primarias. Pero estamos en condiciones de conseguir ese número de avales porque hay mucho deseo de cambio en el partido. Aquí hay mucha gente que está trabajando por el cambio, gente muy solvente y preparada y gente en la que muchos militantes se van a sentir reflejados.

El grupo de los sanchistas era muy compacto y se ha visto en los últimos tiempos que se ha fracturado? ¿Cómo son las relaciones con Jorge Gallardo y Javier García León?

–Son bastantes buenas porque son compañeros. No ha habido división. Ellos han considerado una estrategia diferente y yo les he dicho, que la unidad y el cambio no se dice, la unidad y el cambio se hace y que el proyecto político que hemos defendido siempre está aquí (en alusión a los sanchistas) y que para que otra persona lo encabece y represente tiene que demostrar que está con ese proyecto y hasta ahora no lo hemos visto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos