EL IDILIO CONTINÚA ENTRE EL PP Y C'S EN LA DIPUTACIÓN

Sichar, Bendodo y Pardo, ayer. :: sur
Sichar, Bendodo y Pardo, ayer. :: sur

Bendodo y Sichar destacan que el acuerdo de investidura goza de buena salud y ya se ha cumplido al 80% y garantizan la estabilidad política hasta el final del mandato

ANTONIO M. ROMERO

Aunque han tenido sus pequeños roces y algunas diferencias de planteamiento, como suele suceder en todas las parejas, el idilio político continúa entre el PP y Ciudadanos en la Diputación de Málaga. Lo escenificaron este jueves, justo cuando se cumplieron dos años de la constitución de la actual corporación, con una comparecencia conjunta del presidente de la institución y líder de los populares malagueños, Elías Bendodo, el portavoz de Ciudadanos, Gonzalo Sichar, y su compañera de bancada, Teresa Pardo. Y para ello estrenaron la nueva sala de prensa para el verano ubicada al aire libre en uno de los jardines de La Térmica, donde destacaron que el acuerdo de investidura que permitió seguir gobernando a los populares en minoría goza de buena salud y que la estabilidad política está garantizada hasta el final del mandato, en 2019.

En el plano puramente de gestión, ambos dirigentes subrayaron que este acuerdo de investidura está vivo y ha sido positivo para el avance y el desarrollo de los 103 municipios de la provincia, que en este periodo han recibido transferencias por importe de 149 millones y han ejecutado inversiones en infraestructuras y equipamientos por valor de 145 millones; ha contribuido a poner en marcha medidas a favor del empleo, el emprendimiento y la innovación; ha permitido el avance en la transparencia y en una gestión más moderna y eficaz de la institución provincial; y ha contribuido a que en 2018, un año antes de lo previsto, se logre la deuda cero en la Diputación. Además, pusieron en valor que el clima de entendimiento y diálogo en la institución, mediante acuerdos con todos los partidos- preferencialmente con Ciudadanos- y con otras administraciones ha permitido el desarrollo de proyectos como el hospital del Guadalhorce, el Caminito del Rey o la Senda Litoral.

El acuerdo, en palabras de Bendodo, es positivo para la provincia, y aunque dijo que el grado de cumplimiento era alto no se atrevió a dar una cifra. Sí lo hizo Sichar, quien remarcó que ya se han cumplido el 80% de los compromisos recogidos en el pacto. Eso sí, a renglón seguido recordó que quedan algunos asuntos por desarrollar que para la formación naranja son prioritarios como la puesta en marcha de un plan piloto en pequeños municipios para mancomunar servicios como una experiencia previa a la posible fusión de localidades; la aprobación de un nuevo reglamento orgánico de la Diputación o un plan regulador del uso de los vehículos oficiales de la institución.

Bendodo pone este pacto como ejemplo a imitar por ambos partidos en Andalucía

Junto a este recordatorio, PP y Ciudadanos evidenciaron que el papel futuro de las diputaciones los sigue distanciando políticamente. Ya que Sichar defendió que los servicios que presta la Diputación sí son necesarios pero no así la estructura política, abogando por la fusión de municipios y por un reforzamiento de las competencias de las delegaciones territoriales de la Junta. Mientras que Bendodo apostó no sólo por mantener las diputaciones sino por reforzar su papel y recordó que en el primer Estatuto de Autonomía la estructura de la administración periférica de la Junta (las delegaciones provinciales) no existía.

Estas pequeñas diferencias no oscurecieron el idilio político de ambos partidos. La clave de este buen clima de entendimiento entre ambas formaciones se basa, según Bendodo, en la sintonía política y personal entre el equipo de gobierno popular y los dos diputados naranjas. Una realidad que garantiza la estabilidad y aleja los fantasmas de una posible moción de censura ya que, según reiteró Sichar, mientras los dos partidos mantengan sus actuales equipos y no haya cambios de personas, el acuerdo de investidura seguirá vigente.

Precisamente, Elías Bendodo puso el acuerdo de investidura de PP y Ciudadanos en la Diputación como ejemplo para desarrollarlo en otros municipios de la provincia, mediante pactos que no tengan por qué llevar a un cambio de gobierno pero sí a desbloquear proyectos y los presupuestos municipales, y como ejemplo a imitar entre ambos partidos en Andalucía.

Y es que, según subrayó el presidente de la Diputación de Málaga y portavoz del PP andaluz, el cambio en Andalucía es «necesario» y debe venir de la mano de acuerdos entre los populares la formación naranja. «Estamos condenados a entendernos», subrayó Bendodo, quien añadió que cuando la ciudadanía sale a la calle, como ha venido ocurriendo en los últimos meses en Andalucía, «es el final de un régimen».

Fotos

Vídeos