La huelga de examinadores de Tráfico deja ya 7.000 pruebas pendientes en Málaga

I. LILLO MÁLAGA.

La huelga de examinadores de Tráfico deja ya casi 7.000 pruebas pendientes en la provincia desde que comenzó, el pasado verano. Esta es la cifra que maneja la asociación profesional Asextra, que hoy ha convocado concentraciones de protesta en toda España. La de Andalucía tendrá lugar en la capital malagueña, frente a la sede de la Jefatura Provincial, a las 12.00, y congregará a técnicos de todas las provincias, junto a dirigentes políticos, según explicó ayer el portavoz local del colectivo, José Luis Conde. Entre los efectos en Málaga de los paros, además, aparecen los dramas personales de cientos de personas que necesitan el carné de conducir para poder trabajar; así como el cierre de autoescuelas y el paso de profesores a media jornada. A nivel nacional, ya se acumulan hasta 170.000 exámenes sin hacer. «No nos orgullecen estos datos en absoluto. Pedimos disculpas por las consecuencias al sector de las autoescuelas y a los ciudadanos, que están esperando de dos a tres meses para examinarse», aseguró Conde.

Por casualidad, pues no estaba previsto, estas movilizaciones coincidirán hoy con una reunión a nivel nacional del Gobierno con los representantes de Asextra y, previsiblemente, también de las autoescuelas. «Tenemos esperanzas de que haya voluntad de negociar y desconvocar mañana (por hoy) mismo. El problema viene desde el 2 de junio, ya está enquistado».

A propósito, José Luis Conde recordó que el caballo de batalla es el complemento específico (250 euros brutos mensuales) que vienen reclamando desde 2008, y más recientemente, desde la primera convocatoria de huelga en 2015, cuando, a su juicio, el Ejecutivo se comprometió a solventarlo. «El puesto de examinador se ha convertido en algo que no es atractivo; frente a un trabajador de ventanilla, la diferencia es de 70-80 euros mensuales». Según recordó, ha habido convocatorias de examinadores y no se han cubierto las plazas al 100%. Además, tienen que someterse a un reciclaje permanente y controles de calidad. «Sólo pedimos que se cumpla el acuerdo».

Fotos

Vídeos