Los hosteleros critican que la moratoria de licencias crea «inseguridad jurídica»

La declaración de Zona Acústicamente Saturada afectará también al horario de las terrazas. /Sur. Archivo
La declaración de Zona Acústicamente Saturada afectará también al horario de las terrazas. / Sur. Archivo

La patronal Mahos denuncia que el Ayuntamiento no ha actualizado la zonificación acústica del Centro desde 2007, incumpliendo la normativa de la Junta

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

La decisión del Ayuntamiento de suspender la concesión de licencias a negocios de hostelería en el Centro Histórico y Teatinos para evitar que los problemas del ruido vayan a más ha suscitado, como cabría esperar, el rechazo frontal de los empresarios de este sector, que es uno de los más pujantes en la ciudad. El recientemente nombrado presidente de la patronal Mahos, Javier Frutos, expresó ayer su «preocupación» por la «inseguridad jurídica» que esta medida va a provocar y por las consecuencias que tendrá sobre las «inversiones que están llegando a la ciudad» y los «puestos de trabajo» que éstas generan. Su colectivo presentará alegaciones contra la declaración de los mencionadas entornos como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), que fue aprobada el viernes por la Junta de Gobierno Local. Pero no se quedará ahí: «Llegado el momento, actuaremos con las medidas legales que haga falta para defender a nuestro sector», afirmó Frutos.

El equipo jurídico de Mahos ya está estudiando el camino a seguir para evitar la declaración de ZAS en el Centro y Teatinos, que tendrá un efecto inmediato sobre los negocios que aspiren a ubicarse en estas zonas, ya que el Ayuntamiento ha acordado la suspensión total de licencias de apertura en esos entornos siempre y cuando estas se refieran a establecimientos de hostelería (restaurantes, autoservicios, cafeterías, bares, bares-quiosco, pubs y bares con música) y establecimientos de esparcimiento (salas de fiesta, discotecas, discotecas de juventud y salones de celebraciones). Tampoco se permitirá la ampliación de los negocios de estas características.

Revisar los usos del suelo

Javier Frutos avanzaba ayer cuál podría ser la estrategia para combatir esta moratoria, al menos en lo que se refiere al Centro Histórico. Según el presidente de Mahos, el Ayuntamiento estaría incumpliendo el Decreto 6/2012, por el que se aprueba el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica en Andalucía. Esta norma dice que la delimitación de las áreas de sensibilidad acústica por parte de los municipios «queda sujeta a revisión periódica, que deberá realizarse, como máximo, cada diez años desde la fecha de su aprobación». La zonificación acústica de la ciudad de Málaga no ha variado desde 2007, según Frutos, pese a que resulta «obvio» que en muchas calles del Centro Histórico el uso residencial ya no es mayoritario, sino que lo es el turístico y terciario.

Mahos remitió hace un año un informe que abundaba en esta tesis al Área de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga, pero ésta ha hecho «caso omiso» del mismo, según criticó su presidente. «Entendemos que la normativa debe cumplirse; lo que pedimos es que se adecue la normativa que se va a aplicar a la realidad actual, como dice el decreto de la Junta», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos