El Hospital Clínico ofrece sesiones de entrenamiento personalizado a enfermos respiratorios

El Hospital Clínico ofrece sesiones de entrenamiento personalizado a enfermos respiratorios

Ese programa de rehabilitación específica permite a los pacientes mejorar su calidad de vida

ÁNGEL ESCALERAMálaga

Personas con una enfermedad respiratoria crónica reciben sesiones de entrenamiento personalizado en el Hospital Clínico con la finalidad de mejorar su calidad de vida. Gracias a ese programa de rehabilitación específica, ocho de cada diez pacientes hacen frente a su incapacidad respiratoria (disnea) y a las reagudizaciones respiratorias. Además, logran aumentar el nivel de independencia física. Esa mejora les facilita llevar a cabo actividades de la vida diaria.

Un equipo multidisciplinar, integrado por profesionales de la unidad de gestión clínica de neumología y del servicio de medicina física y rehabilitación –perteneciente a la Unidad de Gestión Clínica del Aparato Locomotor–, lleva a cabo la valoración funcional de los enfermos con alto grado de dependencia para la movilidad, con el objetivo de diseñar un programa de ejercicio físico personalizado mediante sesiones de entrenamiento adaptadas a su capacidad.

A través de un circuito predeterminado, el paciente es valorado en primer lugar por un neumólogo, que determina la afectación pulmonar y prescribe el tratamiento farmacológico adecuado. Posteriormente, se deriva al enfermo a la consulta de rehabilitación respiratoria, donde se hace la valoración funcional global y se procede a la realización de varias pruebas, como la valoración de fuerza muscular y la prueba de seis minutos de marcha para valorar la capacidad funcional para llevar a cabo las actividades cotidianas. En la consulta se estudia la necesidad de prescripción de oxígeno portátil para que el paciente realice actividades básicas de la vida diaria, así como cualquier otro dispositivo que facilite la movilidad del enfermo.

El siguiente paso es la planificación individualizada del tratamiento, que se lleva a cabo en el gimnasio de rehabilitación respiratoria y que incluye sesiones programadas de ejercicios respiratorios que ayuden a mejorar la capacidad pulmonar. También se desarrollan actividades aeróbicas complementarias, destinadas al fortalecimiento de las extremidades y que mejorarán de forma progresiva la tolerancia a la actividad física.

A los pacientes se les enseñan ejercicios de entrenamiento de la musculatura inspiratoria, para el fortalecimiento específico. Para ello se emplea un dispositivo que es entregado al enfermo una vez instruido en su uso para que pueda usarlo en su casa. Dirigidas por una rehabilitadora y un fisioterapeuta, las sesiones de entrenamiento se llevan a cabo en el mismo hospital, en la sala de fisioterapia respiratoria, durante una hora de lunes a jueves, con una duración aproximada de entre dos a tres meses. Cada viernes los pacientes son evaluados para comprobar los avances relacionados con la tolerancia al ejercicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos