El Hospital Clínico aplica bótox a pacientes con migraña crónica resistente

Imagen de una paciente tratada con bótox en el Hospital Clínico Universitario.
Imagen de una paciente tratada con bótox en el Hospital Clínico Universitario. / Sur

La terapia de infiltración de la toxina botulímica ofrece buenos resultados en enfermos con fuerte dolor de cabeza que no mejoran con fármacos

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Todos los dolores de cabeza son un incordio, pero hay algunos que amargan de modo especial al que lo sufre. Este es el caso de las migrañas:un dolor intenso, pulsátil y que se reproduce una y otra vez restándole calidad de vida al paciente. La situación se agrava si el enfermo no mejora al tomar los medicamentos que se emplean para mitigar esa fuerte molestia. En las ocasiones en que los tratamientos convencionales no hacen el efecto deseado se recurre a la aplicación de la toxina botulínica (bótox).

La sección de cefaleas del Hospital Clínico Universitario es pionera en Andalucía y en Málaga en la utilización de la toxina botulímica en pacientes con migraña crónica refractaria (la que no mejora con los tratamientos farmacológicos). Más de 200 personas se han beneficiado ya en el hospital malagueño de esa terapia, que ofrece muy buenos resultados en enfermos con intensos dolores de cabeza que se repiten con frecuencia sin que remitan con la medicación habitual.

El 12 por ciento de la población sufre migraña y entre un 2-3 por ciento padece de migraña crónica, patología que se caracteriza por dolores de cabeza de más de 15 días al mes, durante más de tres meses, lo que provoca en la persona afectada un excesivo consumo de analgésicos para paliar el dolor y graves repercusiones en su vida diaria.

El empleo de la toxina botulímica para ese tipo de migrañas complejas está autorizado por la Agencia Española del Medicamento. La terapia se aplica a través de una técnica de infiltraciones del bótox en varios puntos del cráneo y del cuello, lo que consigue una disminución de la frecuencia y de la intensidad del dolor en el paciente.

Varias sesiones

Los tratamientos se dan de modo personalizado en varias sesiones, en la misma consulta de cefaleas del Clínico, y tienen carácter ambulatorio de alta resolución. La terapia preventiva de la migraña crónica con toxina botulínica está reduciendo considerablemente el consumo de analgésicos en los enfermos y con ella se logra una mejoría en la frecuencia e intensidad del dolor en aproximadamente un 60 por ciento de los pacientes tratados, la mayor parte de ellos no alcanzan avances en positivos en su dolor con los tratamientos convencionales que se les administran.

La técnica se aplica de forma ambulatoria con infiltraciones en puntos del cráneo y del cuello

El jefe de la sección de cefaleas del Clínico, el neurólogo José Antonio Heras, explicó que estudios basados en la evidencia científica demuestran que la utilización de esta terapia repercute en una mejora de la calidad de vida del paciente. Ademas, se consigue reducir la medicación sintomática para esos trastornos y también las pérdidas de jornadas laborales a consecuencia de esta enfermedad, que es cada vez más frecuente. El doctor Heras indicó que la sección de cefaleas del hospital ha elaborado y editado una guía práctica sobre el manejo de este trastorno, documento que se ha publicado en Andalucía y que está avalado por las principales sociedades científicas relacionadas con el ámbito de la neurología y la atención primaria.

Esta terapia con bótox consigue un alivio del dolor y reduce el consumo de analgésicos

La migraña es uno de los motivos más frecuentes de consulta tanto en atención primaria como en los servicios de neurología de los centros hospitalarios. Este tipo de dolor de cabeza resulta muy invalidante para el paciente, le limita la calidad de vida y repercute en los ámbitos social, familiar y laboral.

Aunque la migraña puede iniciarse a cualquier edad, suele empezar en personas de 10 a 30 años. A veces, desaparece después de los 50 años. Es más frecuente en mujeres que en hombres. Como más del 50 por ciento de los pacientes con migraña tienen familiares que también la sufren, es de suponer que la tendencia puede estar transmitida genéticamente. En general, el dolor de la migraña es más intenso que el de las cefaleas tensionales.

Fotos

Vídeos