Homenaje a un buen exjefe de Protocolo

De la Torre e Illa./SUR
De la Torre e Illa. / SUR
La Casona del Parque

Rafael Illa recibe la medalla del Cuerpo Consular, en un acto al que asiste el alcalde y se bromea sobre la eternidad y la longevidad

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Hace ya tres años que se fue. Que dijo adiós a la Casona, pero por ahí sigue vivito y coleando y siempre con muchas historias que contar. Cuando se marchó tenía 63 años y el alcalde Francisco de la Torre, 72. Casi una década les separa a favor del primero. El pasado martes, el Cuerpo Consular honraba al exjefe de Protocolo del Ayuntamiento, Rafael Illa, tres años después de su jubilación mientras que De la Torre, con 75 años, sigue con las botas puestas. El cálido encuentro fue en el salón Antonio Banderas de El Pimpi, donde el decano del Cuerpo Consular, Pedro Megías (cónsul de Suecia), le entregaba la medalla de este colectivo.

Como era de esperar, el regidor, que durante tres lustros fue su jefe directo, tomaba la palabra para loarle, no sin antes explicar que su apretada agenda le había obligado a llegar tarde porque venía de la entrega de las medallas de Oro a las Bellas Artes en el Pompidou, y relataba otros asuntos de la tarde y del día siguiente. Y entre ellos, hacía lo que habitualmente, ensalzaba el buen momento que vive Málaga, «fuerte en cultura e innovación». Pero entrando ya en faena, hablaba de Illa y contaba la anécdota de que le había hecho valer en varias ocasiones que él era el alcalde con el que más años llevaba trabajando. «Que quede constancia de ello», explicaba que le espetaba. Le hacía llegar el regidor un libro sobre el latín, ya que en una ocasión el exjefe de Protocolo le regaló uno sobre el griego, y subrayó que se alegraba de verle, «ya que viene sólo de vez en cuando a Málaga desde su retiro asiático en la Axarquía».

Por su parte, Megías explicó que en 2002 se inició el resurgir del Cuerpo Consular gracias a la ayuda de Illa, que es distinguido con la Medalla, y recordaba el gran servicio que le hizo al Ayuntamiento, donde también fue el autor del Reglamento de Protocolo que aún esta vigente.

El veterano exfuncionario daba las gracias de forma afectuosa y explicaba que lo que les diferencia al alcalde y a él es que en su caso él quiere ser longevo pero no eterno, y el regidor quiere ser longevo y eterno, momento en el que varios de los cónsules se sumaron a la opción de De la Torre entre risas cómplices. Terminado el encuentro, esta sección le preguntaba a Illa por el futuro de De la Torre y lo que iba a contestar a su partido acerca de volver a presentarse como candidato a la Alcaldía en 2019 tras el mes de reflexión. La respuesta, diplomática pero certera:«Al alcalde siempre le ha gustado mucho ser alcalde». Abuen entendedor, pocas palabras bastan.

Raúl JIménez dice que iU erró en el tiro

El grupo de IU-Málaga para la Gente se quejaba anteayer de que el edil de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, había faltado a la verdad cuando les contestaba que no se había hecho ningún informe sobre la zonificación acústica del Centro alegando que, sin embargo, en la aprobación de la declaración de varias zonas del Centro y Teatinos como zonas de protección acústica se explicaba que en octubre de 2016 ya se había emitido un informe propuesta, que había servido para el documento final. IU estimaba que este informe era el documento base también de la pregunta que hacía, pero ayer Jiménez les contestaba que habían errado en el tiro, y que lo que realmente preguntaba IU era la modificación de la zonificación acústica del Centro, y que ese es un tema que compete al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), pero en ningún momento tiene que ver con la declaración de zonas acústicamente saturadas. Los papeles, ¡qué galimatías!

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos