El hombre cuyo cadáver fue hallado carbonizado en una cuneta transportaba cocaína líquida

CHARO MÁRQUEZ MÁLAGA.

El hombre cuyo cadáver fue hallado el martes en una cuneta de la carretera que comunica Estepona y Jubrique transportaba cocaína líquida en su organismo, según ha podido saber este periódico. El finado había ingerido unas 12 cápsulas, lo que confirmaría que estaba ejerciendo como mula para llevar en su cuerpo un alijo a cambio de dinero. El estado en el que quedó el cadáver, completamente carbonizado después de que las personas que lo abandonaron le prendieran fuego, dificultará ahora las labores de identificación.

El hallazgo se produjo poco después de la medianoche del martes, cuando un conductor alertó a un amigo del Infoca de que se estaba produciendo un incendio en la cuneta de la carretera MA-8301, a la altura del kilómetro 19,200, dentro del término municipal de Jubrique. Tras ver cómo dos coches se marchaban a gran velocidad del lugar donde se originaron las llamas, decidió acercarse y descubrió que había un hombre ardiendo.

La investigación mantiene abiertas dos hipótesis sobre las circunstancias de la muerte. La primera, que el hombre fue asesinado y luego le prendieron fuego. La segunda, que es la que cobra más fuerza, apunta a que murió por una sobredosis al rompérsele alguna de las cápsulas y los traficantes decidieron deshacerse del cuerpo.

Fotos

Vídeos