Un hombre irá andando a Asturias en homenaje a su madre muerta de cáncer

Alberto Suárez camina de 15 a 20 kilómetros diarios como preparación para su viaje a Asturias. / Paula Hérvele

Alberto Suárez partirá a pie desde la playa de La Malagueta para llegar en 40 o 50 días a la de Candás tras recorrer unos 1.000 kilómetros

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Alberto Suárez García, un asturiano de 38 años, ha encontrado en el ejercicio de caminar la forma de que su cabeza supere la muerte de su madre, Mercedes García, que falleció a causa de un cáncer el 12 de enero de 2015 cuando tenía 62 años. Tras ese hecho luctuoso, Alberto Suárez se mudó de ciudad y trató de darle un giro a su vida. Cambió de trabajo y se trasladó de Ámsterdam a Málaga. Sin embargo, no logró sobreponerse a la muerte de su madre y entró en una etapa depresiva. Ahora, dos años y medio después, se ha marcado el objetivo de salir adelante y volver a sus raíces asturianas. Así, ha decidido ir andado desde la playa de La Malagueta a la de Candás, es decir, caminar del Mediterráneo al Cantábrico.

«Para mí, este viaje es curativo, una forma de superar el duelo por la muerte de mi madre y de volver a mis raíces»

Ese viaje, que él ha denominado ‘Uniendo mares contra el cáncer’ (con ese nombre ha creado una página en Facebook en la que explica todo el proceso), le supondrá recorrer a pie unos 1.000 kilómetros, en jornadas de 20 o 25 kilómetros con la mochila a sus espaldas. Partirá de Málaga el 12 de julio. «He elegido esa fecha porque mi madre falleció un día 12. Espero cubrir la ruta en 40 o 50 días. En un principio, el trayecto tenía 946 kilómetros, pero me he dado cuenta de que había zonas desiertas y muy inhóspitas. Por eso, he variado algo el camino y será un poco más largo. Cada etapa comenzará en un núcleo poblacional y acabará en otro. Lo importante es llegar. Para mí, este viaje es una forma de superar el duelo por la muerte de mi madre y de volver a mis raíces tras un tiempo en que me daba miedo enfrentarme a la vida», cuenta Alberto Suárez.

Un reto de doble finalidad

Esa gran caminata, que irá de una punta de España a otra, tiene una doble finalidad. Por un lado, es un modo de superar sus miedos y el trauma originado por el fallecimiento de su madre. «Yo lo considero un viaje curativo y de sanación», dice este asturiano que ha vivido en varios países: Holanda, Argentina, Inglaterra y Colombia. Por otro lado, Alberto Suárez recaudará fondos para la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). Su meta es conseguir 10 euros por kilómetro recorrido, con lo que espera alcanzar los 10.000 euros. Ya ha logrado unos «2.000 euros». Las personas interesadas en colaborar pueden hacerlo en esta dirección de la Asociación Española contra el Cáncer (http://www.miretocontraelcancer.aecc.es/node/428). «Me puse en contacto con la AECC porque es la asociación más representativa en la lucha contra el cáncer y merece toda mi confianza. Además, me ha dado su apoyo y me ha facilitado la labor de difundir el reto que me he marcado», explica Alberto Suárez. Añade que su psicólogo le aconsejó que buscase un aliciente que le sacase del pozo en el que estaba metido.

«Me he marcado el objetivo de recaudar 10 euros por cada kilómetro recorrido para entregarlos a la Asociación Española contra el Cáncer»

Como terapia para combatir esa depresión empezó a caminar (ahora, en su etapa de preparación para afrontar el viaje con garantías, hace de 15 a 20 kilómetros diarios) y empezó a sentirse mejor. «Mi padre, que vive en Asturias, arropado por sus amigos, superó la muerte de mi madre; mi hermano, de 35 años, que vive en Hungría y tiene un hijo de un año y medio, también salió adelante, pero yo no. Así que este viaje a pie de Málaga a Candás es mi forma de levantar cabeza», indica.

Para Alberto Suárez fue muy duro que su madre muriese tras reproducírsele un cáncer en la lengua cuando parecía que estaba curada. El tumor reapareció 13 años después de haber sido extirpado por primera vez. Falleció al mes de ser operada.

Fotos

Vídeos