Los hermanos acusados de abusar de dos mujeres en la Feria de Málaga niegan las acusaciones

Los hermanos acusados de abusar de dos mujeres en la Feria de Málaga niegan las acusaciones

Aseguran que una de las supuestas víctimas actúa desde el resentimiento por haber estado uno de ellos con otra mujer

EFE

Los dos hermanos acusados de abusar de dos mujeres y golpear a una de ellas con unos alicates, una tabla de planchar y una silla tras estar toda la noche en la feria de Málaga de 2015, han negado los hechos y han asegurado que una de las supuestas víctimas actúa desde el resentimiento por haber estado uno de ellos con otra mujer.

El juicio ha comenzado hoy en la Audiencia Provincial de Málaga y ambos procesados han negado las agresiones aunque han reconocido que uno de ellos golpeó a una de las mujeres en defensa propia y que la otra nunca estuvo en el domicilio donde supuestamente ocurrieron los hechos.

Uno de los hermanos ha asegurado que tras pasar toda la noche en la feria fueron a un domicilio de una amiga y que allí tras tomar unas copas, pasó a una habitación con una conocida que iba en el grupo de amigos.

Supuestamente, y siempre según la versión del acusado, la supuesta víctima se enfadó e insultó a la mujer con la que había estado en la habitación, por lo que esta última decidió abandonar el domicilio.

Tras marcharse, la presunta víctima siguió insultando a la que se había ido y su actitud fue recriminada por los acusados, por lo que ella se enfadó y comenzó una pelea en la que la mujer intentó agredir a uno de ellos con una botella, según los encausados.

La fiscalía discrepa con dicha versión y mantiene que las agresiones, que fueron cometidas el 21 de agosto de 2015, se produjeron aprovechando que se habían quedado a solas en el salón con una de las mujeres.

La acusación mantiene que el resto de los acompañantes se habían ido a dormir o se habían marchado a sus domicilios por lo que la golpearon fuertemente en el rostro al tiempo que le manifestaron que la iban a violar. En ese momento, le taparon la boca con la mano con objeto de que no pudiera gritar o pedir auxilio, le arrancaron el vestido y la agredieron sexualmente.

Como consecuencia de los golpes y el ruido que se generó en la vivienda, otra mujer que estaba durmiendo en una habitación del domicilio se despertó y comprobó la agresión, por lo que les recriminó los hechos hasta conseguir que pararan en su acción. Sin embargo, uno de ellos se abalanzó sobre esta segunda mujer y también la agredió sexualmente.

En un determinado momento, uno de los hermanos fue a la cocina y cogió un cuchillo «con objeto de rajar la cara de la primera víctima», pero la otra mujer se interpuso y les manifestó que antes tendrían que matarla a ella, por lo que desistieron no sin antes golpearla fuertemente con una tabla de planchar, que hizo que perdiera de nuevo el conocimiento, según la Fiscalía.

Los acusados amenazaron a la segunda víctima con matarla si contaba lo sucedido y le exigieron que limpiara toda la sangre existente en la vivienda, a lo que accedió ante el miedo de sufrir algún mal mayor.

En esos momentos, la primera víctima a pesar de los fuertes y continuos golpes y del estado en el que se encontraba consiguió refugiarse en uno de los dormitorios y llamó a la Policía desde su teléfono móvil y la otra mujer aprovechó también para huir del domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos