Quedan por WhatsApp para «liarla» y dañar coches y mobiliario urbano en Málaga

Quedan por WhatsApp para «liarla» y dañar coches y mobiliario urbano en Málaga

La Policía Nacional detiene a quince menores que supuestamente actuaron durante Halloween

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Papeleras, contenedores y coches destrozados. Son los estragos que un grupo de 15 menores de edad dejó a su paso en la pasada noche de Halloween, en la que habían quedado para «liarla». Así lo aseguraron ayer desde la Policía Nacional, cuyos agentes han detenido a estos jóvenes acusados de los supuestos delitos de desórdenes públicos, daños y contra la seguridad vial.

Las alarmas saltaron en la noche del día 31 de octubre, cuando entraron a la Sala del 091 numerosas llamadas telefónicas alertando de la presencia en la zona este de la capital de un grupo grande de jóvenes disfrazados y enmascarados que estaban arrojando objetos contra los asistentes a una fiesta particular. Al parecer, también habían causado una serie de desperfectos en el mobiliario urbano.

Tras desplazarse de forma inmediata a la zona de los hechos y comprobar la veracidad de las informaciones, los policías nacionales se centraron en localizar a los sospechosos de los hechos. De esta manera fue como los agentes acabaron identificando a varios de los integrantes del referido grupo que resultaron ser menores de edad, siempre según informaron desde la Comisaría Provincial.

Ocultos tras sus disfraces, al parecer, también obstaculizaron la circulación con contenedores

De las pesquisas de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) se comprobó que los jóvenes quedaron a través de un grupo de Whatsapp para celebrar la fiesta de Halloween y, supuestamente, acordaron que la forma de divertirse sería causar daños. Según apuntaron, para ello, y con el objetivo de entorpecer las posibles gestiones policiales, decidieron actuar en una zona lejana a la de su lugar de residencia, motivo por el que eligieron el este de la capital malagueña. Así, amparados en el anonimato que les proporcionaban sus disfraces, presuntamente insultaron a los viandantes y realizaron un itinerario provocando destrozos tanto en mobiliario urbano como en coches particulares estacionados en la calle, llegando a obstaculizar la carretera con contenedores de basura y papeleras.

En concreto, los desperfectos y daños se registraron en un recorrido que comenzó en el caminito de Los Almendrales, calle de la Era, Sierra de Grazalema, carril del Castell, paseo del Limonar hasta el paseo de Sancha.

Este no fue el único grupo de jóvenes que ha sido detenido por incidentes durante la noche de Halloween en la capital. Policías Nacionales también arrestaron entonces a otras ocho personas, cinco menores de edad, por su presunta responsabilidad en dos robos con violencia o intimidación. Según las pesquisas, los arrestados, disfrazados, aprovecharon su superioridad numérica y el anonimato que les conferían unas máscaras que portaban para asaltar a las víctimas, en busca sobre todo de telefonía móvil y dinero.

Fotos

Vídeos