Hallan 120 kilos de hachís en un coche tras una persecución por las calles de La Palmilla

Estado en el que quedó el Seat Córdoba tras el accidente. /SUR
Estado en el que quedó el Seat Córdoba tras el accidente. / SUR

El conductor huyó tras saltarse un semáforo hasta estrellarse contra una farola, momento que la Policía Local de Málaga aprovechó para detenerlo

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Se saltó un semáforo en rojo, trató de escapar de la Policía Local y acabó empotrando su coche contra un semáforo y una farola. Los agentes descubrieron el motivo de su atropellada huida al abrir el maletero del vehículo que conducía: transportaba cuatro fardos con 120 kilos de hachís.

Todo comenzó minutos después de las cinco de la tarde de ayer en el cruce entre las avenidas Valle-Inclán y Simón Bolívar, en Málaga capital. Dos policías locales que se encontraba patrullando por la zona observó cómo el vehículo que les precedía, un Seat Córdoba de color gris, se saltó el semáforo en fase roja, según fuentes cercanas al caso, y tomó en dirección a La Palmilla.

Al ver la maniobra, los agentes encendieron los prioritarios y comenzaron a seguirlo. Al adentrarse en la calle Duero, pudieron ver también cómo del vehículo se apeaba un hombre de unos 60 años que caminaba con ayuda de un bastón. Acto seguido, el conductor del Seat Córdoba pisó de nuevo el acelerador y se marchó del lugar. Los agentes salieron tras él.

Ahí comenzó una persecución por la barriada de La Palmilla en la que, según las fuentes, varios peatones tuvieron apartarse para evitar ser arrollados por el conductor a la fuga. El individuo siguió circulando por las calles Duero y Cabriel a gran velocidad, sin respetar la señalización, hasta llegar de nuevo a la avenida de Valle-Inclán. Allí, según las fuentes, llegó a conducir entre las dos filas de coches que esperaban que el semáforo se pusiera en verde hasta que, al girar por Simón Bolívar hacia la calle Máximo Gorky, se estrelló contra un semáforo y, después, contra una farola. Pero ni siquiera ahí terminó su huida. Al parecer, el hombre se bajó del turismo y trató de escapar a la carrera, pero pudo ser interceptado por los dos policías que lo perseguían con ayuda de otra patrulla que había venido en su apoyo.

Según las fuentes, el sujeto, de 43 años, ofreció una gran resistencia a su detención, por lo que los agentes tuvieron que reducirlo por la fuerza. Cuando los policías miraron en el maletero del coche que conducía, encontraron los cuatro fardos de hachís con un peso de 120 kilos.

Curiosamente, el pasado día 8, otro automóvil –un Seat León– se estrelló contra una marquesina de la EMT en el barrio de Ciudad Jardín durante una persecución tras darse a la fuga de un control de la Guardia Civil en Las Pedrizas. El conductor transportaba exactamente la misma cantidad en el maletero: 120 kilos de hachís.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos