El ‘dream team’ de la ciberseguridad

El equipo español de ciberseguridad y los entrenadores, ayer en el Palacio de Ferias de Málaga. /A. P. B.
El equipo español de ciberseguridad y los entrenadores, ayer en el Palacio de Ferias de Málaga. / A. P. B.

El Palacio de Ferias acoge durante dos días la competición europea del sector. España ganó el año pasado y en sus filas hay hasta un ‘Messi’

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Borja Martínez, madrileño de 24 años, comenzó a ‘trastear’ con los ordenadores con apenas ocho, cuando jugaba a romper y a arreglar la máquina de su hermano mayor «por pura curiosidad». Los ‘Rafas’ del equipo (Moya y Sojo, ambos de 19 años) comparten ‘cuna’ (Córdoba) y ambos se divertían de pequeños «mangando wifi al vecino» y «rompiendo el sistema de algún instituto o Ayuntamiento» para comprobar qué es lo que había dentro. Manuel Blanco, en fin, viene de Asturias, acaba de soplar las 20 velas y se recuerda de toda la vida documentándose en foros y «rompiendo las restricciones de los juegos a los que competía». Ahora estudia tercer curso de Ingeniería Informática en Gijón y el año pasado el foro Cybercamp le ‘fichó’ como el nuevo Messi de la ciberseguridad para la selección española de esta modalidad que en estos días se reúne en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

«Es un auténtico ‘crack’», dice el seleccionador Raúl Riesco, uno de los entrenadores de este equipo de diez chavales y acostumbrado a ver, y a promocionar, el talento de los mejores en ciberseguridad. Ese ‘dream team’ nacional, seleccionado tras un intenso proceso que en la mayoría de los casos arranca en la propia casa de los chavales para luego comprobarse ‘in situ’, aislados frente a la máquina, compite hoy durante todo el día con otros 14 equipos de otros tantos países europeos en el marco de la European Cybersecurity Challenge (ECSC) 2017. La cita se celebra por cuarto año consecutivo –es la primera vez en España–, está impulsada por la Agencia Europea de Ciberseguridad ENISA y en esta ocasión cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), entidad dependiente de del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Los 150 jóvenes que desde ayer han llenado de cables y terminales el Palacio de Ferias y Congresos tienen entre 15 y 25 años y sus perfiles superan, con mucho, el de simple ‘nativo digital’: la mayoría son autodidactas y otros se han formado académicamente en la ciberseguridad, y comparten precocidad porque muchos, a pesar de su edad, ya están fichados por grandes empresas y multinacionales para tener garantizada la seguridad de sus equipos.

España defiende el título

Y si España se sale en deportes como el tenis, el baloncesto o el fútbol, en ciberseguridad también pasa por ser uno de los mejores del mundo, de hecho los jóvenes llevan sobre el escudo de la camiseta la estrella dorada que los acredita como élite. De nuevo tendrán la oportunidad de demostrarlo hoy; entre otras cosas porque España defiende el título de campeón que logró en el encuentro del pasado año en Alemania y Riesco está convencido de que todo el trabajo de este año «reclutando a los mejores» y corrigiendo los ‘flancos’ más flojos de este complejo tablero también darán sus frutos. Como buen entrenador también trata, sin embargo, de rebajar la euforia: «No es lo mismo atacar a una empresa que atacar a un hacker, ten en cuenta que enfrente tienes al mejor y que también tú tienes que protegerte», sostiene Riesco, quien añade otro hándicap cuando se trata de estos perfiles: «Son jóvenes impulsivos e indisciplinados y están muy acostumbrados a trabajar en solitario, por eso es tan importante y a la vez complicado fomentar la labor en equipo». Ahí está el reto: en eso, en protegerse y en saber atacar. Igual que cualquier deporte. Y en este también hay ‘dream team’.

Fotos

Vídeos