Juan Cassá: «Hablo clarito porque no tengo mochila y no vivo de la política»

El portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, en la terraza del Ayuntamiento de Málaga.
El portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, en la terraza del Ayuntamiento de Málaga. / Sur

Portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Málaga. El portavoz del partido naranja arranca el curso político dando un aviso al alcalde y poniendo sus «líneas rojas» para sentarse a negociar presupuestos

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Casi sin dar tiempo a que de las conversaciones se sacuda esa imprescindible cortesía de las vacaciones de agosto, Juan Cassá y los suyos han puesto pie en la Casona con la conciencia de que ha terminado el tiempo de gracia para resolver «los temas urgentes de la ciudad». Tanto es así que el pasado sábado el portavoz de Ciudadanos abría la agenda de septiembre con reunión con el alcalde y con ultimátum sobre la mesa: «No nos sentaremos a negociar los presupuestos si no se resuelven Limasa, Repsol, bomberos y Monte Gibralfaro». Enumera sus cuatro líneas rojas de carrerilla. Y hasta que no haya soluciones –avisa– «que ni nos llamen».

Empiezan fuerte el curso...

–Lo afrontamos teniendo claro que hay varios temas que hay que solucionar en la ciudad y que llevan enquistados demasiado tiempo. Son líneas rojas que va a marcar la estrategia de Ciudadanos en el Ayuntamiento: por un lado hay que decidir ya el modelo de limpieza en la ciudad, nadie está satisfecho con este servicio y antes de que termine el año hay que tomar una determinación. También hay que solucionar el conflicto de los bomberos: son 300 funcionarios de los que depende la seguridad de nuestra ciudad y el equipo de gobierno tiene que sentarse a negociar. Y otro tema muy importante que hay que arreglar ya y en el que vemos dos posturas inamovibles es el de los terrenos de Repsol, creemos que es el momento de sentarse ya también a negociar para llegar a un proyecto que satisfaga a todas las partes. Y por supuesto el Monte Gibralfaro.

¿De verdad que no se van a sentar a negociar los presupuestos?

–Si no se da solución a estos cuatro asuntos, no.

En Limasa las posturas están bastante enfrentadas, y ustedes siguen apostando por su modelo de privatizar por sectores...

–Sí, nosotros seguimos ahí y la pelota está en el tejado del equipo de gobierno. Esa es, sin duda, una de nuestras líneas rojas. El alcalde ha tenido 16 años para tomar una decisión y ya es hora que se solucione.

¿Eso quiere decir que van a usar su condición de ‘llave’ para presionar por la vía de la privatización?

–No, para nada, nosotros creemos en la democracia, pero el alcalde tiene que decidirse ya. Sólo le recordamos que nuestra propuesta es la del partido que hace que se mantenga en el gobierno y que hace que esta ciudad tenga estabilidad.

«Si no se solucionan Limasa, Repsol, bomberos y Gibralfaro no nos sentamos a negociar presupuestos» Su ultimátum al alcalde

Pero eso suena a que si opta por municipalizar la estabilidad corre peligro...

–No, si quiere municipalizar el servicio de limpieza lo respetaremos pero no lo compartimos.

Dígame la verdad, ¿sirvió de algo la comisión sobre Limasa que usted presidió hace unos meses?

–Pues para muchísimo. Gracias a Ciudadanos ha habido comisiones de investigación presididas por la oposición de las que hemos sacado datos muy jugosos: por ejemplo, en el caso de Limasa, que hubo enchufados metidos a dedo que nosotros llevamos a fiscalía: a pesar de que eso había prescrito, dejó patente un modus operandi en la empresa. Y a partir de ahí hemos descubierto un servicio que no está bien gestionada y cuyas consecuencias sufrimos ahora. Todo el mundo, incluidos los ciudadanos, han terminado por saber que no sólo el servicio es malo, sino también la gestión.

«Le recuerdo al alcalde que nuestra propuesta es la del partido que hace que se mantenga en el gobierno» Su modelo de Limasa

En el parque de Repsol ustedes optan por otra solución intermedia entre el PP y el resto de la oposición. Algunos consideran tibias esas posturas a medio camino

–Respeto la opinión de los que lo piensen, pero Ciudadanos no es un partido tibio, sino un partido de valientes. En Repsol hay dos posturas que no compartimos y hay que buscar una que genere consenso: nuestro proyecto es viable y real y a partir de ahí podríamos revitalizar una zona que lo necesita. Nosotros tenemos las ideas muy claras y no tenemos complejos. Y yo particularmente soy una persona que habla muy clarito porque no tengo mochila ni vivo de la política.

Del resto de temas (Alameda, Astoria, metro...), ¿cuál considera más prioritario?

–Pues el Monte Gibralfaro, que además es un tema que nos tiene decepcionados con el equipo de gobierno. Es uno de nuestros grandes proyectos y ese será una de las líneas rojas que tienen que resolverse ya. Sí o sí.

¿Cómo ve a De la Torre? ¿Cree que su condición de alcalde en retirada afecta a los proyectos de ciudad?

–Nosotros no nos metemos en los procesos internos de los partidos. El alcalde tiene que finalizar el mandato porque viene en el acuerdo de investidura, pero en cualquier caso pienso que este tema de la sucesión no está viniendo bien a la ciudad.

¿Eso quiere decir que si no sigue peligra el acuerdo?

–Paco de la Torre tiene que finalizar el mandato. Si me pregunta si me sentaría con Elías Bendodo la respuesta es sí, igual que lo haría con los portavoces de otros grupos municipales para seguir dando estabilidad a la ciudad.

¿Pero puede garantizar que habrá estabilidad?

–La garantizamos en cuanto a una posible moción de censura. Siempre he dicho que nosotros no haremos una moción de censura a no ser que el alcalde de la ciudad salga esposado por la Guardia Civil como han salido otros alcaldes del PP en España. Mientras esto no ocurra no habrá moción de censura.

¿Y habrá estabilidad en su propio grupo? Lo pregunto por los últimos roces con Gonzalo Sichar

–Sí, eso siempre lo hemos garantizado. Me deja perplejo que el tema de Sichar se haya visto como algo anormal. Es algo habitual: Celia Villalobos ha votado varias veces en contra de su propio partido. El tema CAC Málaga él lo vio con otro punto de vista, pero las relaciones son buenas y son cosas que pasan en política. Y así seguirá.

En ese asunto, en el del CAC, ¿van a mantener el apoyo al equipo de gobierno a pesar de ese desencuentro interno?

–Sí, en el CAC lo que vamos a pedir es transparencia y una auditoría, y a partir de ahí nuestro objetivo es que esa factura baje. Es innegable que el CAC tiene un buen nombre y que es bueno para la ciudad.

Todos miran ya a las elecciones de 2019. ¿Volverá a presentarse?

–Lo primero que tengo que decir es que me veo con fuerzas, y además apoyado y respaldado públicamente por mi presidente, Albert Rivera. A partir de ahí, estoy a disposición del partido y respeto el proceso de primarias porque para ser candidato tengo que pasar por ese proceso.

Fotos

Vídeos