La guerra entre Málaga Ahora y Podemos se tensa

Los denunciantes, ayer ante el Ayuntamiento./SUR
Los denunciantes, ayer ante el Ayuntamiento. / SUR
Crónica política

Exmilitantes del grupo municipal, la mayoría ligados al partido morado, llevan a la Fiscalía al equipo encabezado por Torralbo por supuestas irregularidades financieras en la formación

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La herida abierta hace un año en el seno de Málaga Ahora a raíz de la guerra entre el grupo municipal en el Ayuntamiento y la rama de Podemos por el control del partido, escenificada primero por el abandono del concejal Juan José Espinosa y luego por la marcha de un centenar de militantes –la mayoría ligados a la formación morada– entre críticas de autoritarismo por parte de las tres concejalas (Ysabel Torralbo, Rosa Galindo e Isabel Jiménez), se antoja imposible de cerrar. Lejos de cicatrizar, el fuego cruzado ha pasado de la esfera política a la judicial. Si el grupo municipal que encabeza Torralbo ha llevado a los tribunales a Espinosa acusándole de no justificar en qué gastó 3.822,84 euros al no dar por válidas las facturas de supermercado que entregó, ahora son medio centenar de exmilitantes los que han acudido a la Fiscalía para pedirle que investigue las cuentas de Málaga Ahora por supuestas irregularidades financieras.

Entre las 45 personas que firman el escrito remitido al Ministerio Público no figura el nombre del edil no adscrito ni de ningún otro miembro del consejo ciudadano de Podemos Málaga, pero sí el de numerosos afines que, por un lado, denuncian un posible incumplimiento de la Ley de Partidos al carecer de tesorero, de un censo de afiliados o de una cuenta específica para recibir donaciones; y por otro, la creación de un supuesto «entramado organizativo» para la gestión de los fondos que recibe del Ayuntamiento y la Diputación (9.322 y 7.800 euros mensuales, respectivamente). En este sentido, las miras apuntan a la Asociación de Municipalismo Democrático, a través de la cual el grupo de izquierdas contrata a sus asesores y que, según los denunciantes, serviría de pantalla para gestionar el dinero. «Se trata de una asociación fantasma, sin medios materiales ni socios ni actividad interna, que ha desarrollado una inusitada actividad económica prestando toda clase de servicios entre los que se encuentran la contratación de la administrativa y del responsable de prensa», advierte el portavoz de los denunciantes Miguel López, quien asegura actuar como exmilitante de Málaga Ahora y no como afiliado de Podemos.

Transparencia

«No podemos tolerar que presuman de honestidad y transparencia cuando han gestionado de forma irregular y antidemocrática los casi 400.000 euros recibidos hasta ahora de las administraciones públicas. Tenemos la obligación ética de dar a conocer las malas prácticas que se esconden detrás de esa formación política con el objeto de que no se cometan los mismos errores de cara al futuro», apuntaba ayer tras una comparecencia pública ante la escalinata de la Casona del Parque. A modo de ejemplo, los denunciantes exponen que las cuentas bancarias de Málaga Ahora están a nombre de Rosa Galindo (dirigente del Partido Humanista) y sin embargo una empleada contratada por la Asociación de Municipalismo Democrático de Málaga dispone de una tarjeta de débito.

El paso dado por estas 45 personas ha pillado tanto a Torralbo como a Galindo fuera de España, aunque a ninguna parece que le vayan a chafar las vacaciones. «Todo esto no tiene ningún recorrido. Tenemos total tranquilidad de que no va a llegar a ningún lado porque somos muy escrupulosos con la legalidad. Estamos convencidos de que se trata de una pataleta del señor Espinosa y de quienes le rodean por la demanda presentada contra él», aseguraba ayer la concejala en el Ayuntamiento y portavoz de Málaga Ahora en la Diputación, Rosa Galindo. Un extremo que rechazó de plano el propio Espinosa. «Estoy al margen de esta denuncia. Se trata de exmilitantes que se sintieron expulsados al implantarse que personas de otras organizaciones no podían votar y que siguen molestos por la gestión. Mi papel fue el que fue, abandonando el grupo municipal por la falta de calidad democrática», precisaba el edil no adscrito. Este periódico intentó sin éxito contactar con Torralbo. En cualquier caso, desde Málaga Ahora tratan de desmontar las acusaciones. Sobre la falta de tesorero o de afiliados, argumentan que son un partido instrumental fruto de la confluencia de varias organizaciones. En cuanto al uso de la citada asociación para la contratación de personal, esgrimen que se procedió de esta manera «ante las dudas legales que surgieron». El asunto pasa ahora por la Ciudad de la Justicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos