Guerra psicológica entre Casado y Sáenz de Santamaría

Crónica política

Los afines en Málaga a la exvicepresidenta dicen tener una ventaja de 800 compromisarios y desde la candidatura del otro aspirante afirman contar con el 45% de delegados andaluces e impugnan la elección de siete compromisarios en la provincia

Los militantes votando el pasado jueves. /SUR
Los militantes votando el pasado jueves. / SUR
Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

A menos de diez días de la celebración del congreso extraordinario del que saldrá el sucesor de Mariano Rajoy como líder del PP y en un clima de gran incertidumbre sobre el resultado, la pugna entre los dos aspirantes, Soraya Sáenz de Santamaría –vencedora en la primera vuelta de las primarias– y Pablo Casado, está en su punto álgido y se dirime en cada comunidad autónoma y cada provincia en la búsqueda del apoyo de los compromisarios, quienes tendrán la última palabra con su voto y cuya figura se ha revalorizado en estos días cara al cónclave. Junto a los actos y los pronunciamientos de la exvicepresidenta del Gobierno y del exvicesecretario de Comunicación del partido, sus equipos en cada territorio también juegan sus cartas. Y una de ellas es la guerra psicológica, la de ir deslizando, en los cenáculos políticos, mensajes sobre sus fortalezas y las debilidades del adversario. Málaga no es ajena a esta estrategia máxime cuando la dirección provincial presidida por Elías Bendodo es uno de los principales apoyos con los que cuenta Sáenz de Santamaría y porque de esta provincia son dos de los principales puntales 'casadistas' en Andalucía: Esperanza Oña, vicepresidenta segunda del Parlamento regional, y Miguel Ángel Ruiz, secretario de la Fundación Cánovas del Castillo y exparlamentario autonómico.

Desde las filas afines a Soraya Sáenz de Santamaría se desliza en estos días que su aspirante tendría una ventaja respecto a Pablo Casado de unos 800 compromisarios. Cabe recordar que en el congreso votarán 3.184 delegados –2.662 fueron elegidos el pasado día 5 por las bases, y los 522 restantes son los natos por pertenecer a la junta directiva nacional o por ser diputados, senadores, eurodiputados o alcaldes de ciudades de más de 50.000 habitantes–. En el caso de Málaga irán un total de 101 compromisarios (el 3,3% del total y la provincia andaluza que más aporta) y según algunas fuentes consultadas, en torno al 80% serían 'sorayistas' y el resto 'casadistas'.

Noticia relacionada

Por su parte, desde las filas afines a Pablo Casado se deja entrever que el joven político contaría en Andalucía con un respaldo del 45% de los 475 compromisarios –es la comunidad que más delegados aporta y donde en la primera vuelta de las primarias ganó holgadamente Sáenz de Santamaría–. «Prácticamente es un empate», comentan algunas fuentes consultadas.

Hay que tener en cuenta que todas estos cálculos son apriorísticos ya que el voto en el congreso será secreto. Y en ese sentido surge la gran pregunta:¿Quién garantiza que se mantendrá en privado la fidelidad expresada en público a uno u otro candidato?

Designación «anómala»

Por otro lado, la candidatura de Pablo Casado a nivel nacional ha presentado un escrito ante el Comité Organizador del Congreso (COC) donde solicitan que se anule la elección de siete compromisarios de la provincia de Málaga –los de las agrupaciones de Villanueva del Trabuco, Mollina, Algatocín, Alcaucín, Cútar, Campillos y Valle de Abdalajís– porque consideran que su designación ha sido «anómala».

En el documento, al que tuvo acceso este periódico, sostienen que en estos centros de votación (donde debían votar los militantes de varios municipios) no se presentaron candidatos a ser compromisarios por lo que no hubo votación y, consecuentemente, esos puestos deberían haber quedado vacantes, aunque, según argumentan, finalmente se cubrieron.

Un hecho que los afines a Pablo Casado consideran que supone una vulneración del artículo 12.2 del reglamento marco de los congresos donde se estipula que «en el supuesto de que alguna asamblea local o de distrito no elija a los compromisarios asignados, estos nos podrán ser sustituidos por afiliados de otras zonas». Así como una conculcación de la circular emitida por el COC al inicio del proceso en la que se recordaba que «no está permitido asignar vacantes de compromisarios a otras zonas del mismo ámbito territorial». Por ello piden que estos siete puestos queden vacantes.

Desde la dirección del partido en Málaga, fuentes consultadas explicaron que esta situación se ha dado en otras provincias y admitieron que se habían cubierto las vacantes de compromisarios con suplentes de la misma comarca. «Así se había hecho siempre para otros congresos y no había habido ninguna controversia. Pero se ve que ahora hay quien se considera perjudicado y por eso se ha planteado el recurso», añadieron.

Eso sí, las fuentes aseguraron que el PPde Málaga acatará la decisión que hoy adopte el Comité Organizador del Congreso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos