Piden 17 años de prisión para un hombre acusado de intentar tirar a un policía al Guadalmedina

Los hechos ocurrieron en el puente de Armiñán de la capital. /Sur
Los hechos ocurrieron en el puente de Armiñán de la capital. / Sur

La fiscal asegura que antes el procesado le rompió una litrona en la cara a otro agente al que conocía por intervenciones policiales anteriore

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

La Fiscalía de Málaga ha solicitado que un hombre sea condenado a prisión, acusado de intentar tirar a un policía desde un puente al río Guadalmedina de la capital después de romperle en la cara a otro agente una litrona. En concreto, pide una pena de 17 años de cárcel para el procesado, según se recoge en el escrito de acusación, al que ha tenido acceso este periódico.

Los hechos tuvieron lugar el 27 de julio de 2016. Un policía nacional se disponía a volver a su casa después de finalizar su servicio en el colegio San Juan de Dios La Goleta. Caminaba por el puente de Armiñán, sobre el río Guadalmedina, al que había accedido por el paso de cebra del Paseo de Martiricos. Por su parte, el acusado iba por la acera de la avenida de Arroyo de los Ángeles.

Entre otros delitos, la fiscal le considera autor de un homicidio en grado de tentativa

Pide que el agente al que habría intentado tirar al vacío reciba 19.340 euros de indemnización

La fiscal explica que el procesado conocía al agente de intervenciones policiales anteriores, en las que habían resultado detenidos tanto él como su familia. Al verle, siempre según el relato del Ministerio Público, le asestó un fuerte golpe en la boca con la botella de cristal de cerveza que llevaba en la mano, estallándole y resultando herido con varias lesiones en la cara, una de las cuales precisó hasta diez puntos de sutura.

El policía nacional quedó aturdido unos segundos, clavando la rodilla en el suelo. Entonces fue cuando vio pasar por las inmediaciones a un compañero de servicio en una motocicleta, al que pidió que detuviera al sospechoso de los hechos.

La representante del Ministerio Público señala que el policía bajó de la moto y persiguió corriendo al acusado, al que alcanzó en el mismo puente de Armiñán. Relata que el agente rodeó al acusado desde atrás con los brazos para retenerlo, momento en el que el procesado rompió un objeto de cristal que llevaba y le advirtió: «que te pincho», tras lo que le agredió violentamente golpeándole con los puños y a mordiscos.

«El agente continuó tratando de inmovilizar al acusado, el cual no paraba de golpearle, arrastrándole a la barandilla del puente e intentando arrojarlo al vacío, al tiempo que gritaba: ‘te voy a matar, hijos de puta policías’».

La fiscal explica que los barrotes de la barandilla están «bastante separados», por lo que el procesado consiguió, «a golpes y empujones», sacar medio cuerpo del policía nacional fuera del puente. El agente aguantó agarrándose fuertemente al hierro, hasta que llegaron varias patrullas policiales que lograron evitar que el acusado le tirara al vacío, según se indica en el escrito del Ministerio Público, en el que se recoge que el funcionario presentaba varias heridas por los mordiscos y hasta una rotura de ligamento y menisco de la rodilla izquierda, de las que tardó en curarse 180 días.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de atentado con objeto peligroso en concurso ideal con otro de lesiones, así como un delito de homicidio en grado de tentativa. Por ello, solicita que el procesado sea condenado a la citada pena de prisión, además de indemnizar a uno de los agentes con 420 euros por las lesiones y al otro con 19.340 euros por las heridas y las secuelas que le produjeron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos