Cae un grupo que robaba aceitunas en la comarca del Guadalhorce

En la operación de la Guardia Civil han sido detenidas una decena de personas y otras 19 figuran como investigadas por los hechos

SUR MÁLAGA.

Un grupo dedicado a cometer por la noche robos de aceitunas en fincas de varias localidades de la comarca malagueña del Valle del Guadalhorce ha sido desarticulado por la Guardia Civil, actuación que se ha saldado con la detención de diez personas. Así lo aseguraron desde la propia Benemérita, desde donde apuntaron que, además de los arrestados, se ha actuado contra otras diecinueve personas en calidad de investigadas, por los supuestos delitos de robo con fuerza, hurto, receptación, estafa y atentado contra agente de la autoridad.

Según las mismas fuentes, en una de las intervenciones, uno de los agentes resultó herido mientras detenía a un miembro de una cuadrilla que trataba de escapar, y que tenía una orden de detención e ingreso en prisión, además de numerosos antecedentes por hechos similares.

Los autores de los robos formaban dos cuadrillas de aproximadamente nueve miembros, integradas en un grupo organizado que cometía los robos en horario nocturno, «sin ninguna luz y tomando todo tipo de medidas de seguridad para no ser sorprendidos», siempre según la Guardia Civil.

Varias denuncias

La investigación se inició el pasado octubre, tras varias denuncias por robo de propietarios de fincas agrícolas de los municipios de Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Cártama, Coín y Álora. Han sido recuperados unos 3.500 kilos de aceituna que había en un almacén en Alhaurín de la Torre, donde supuestamente ambas cuadrillas llevaban los frutos robados tras recibir un pago por parte de la persona que los recibía. La mercancía sustraída se almacenaba allí durante una semana hasta que era transportada a un molino de Alhaurín el Grande, desde donde era comercializada como aceituna de mesa o era convertida en aceite. El molino poseía dos balanzas para el peso de aceituna, una dedicada a pesar las aceitunas registradas legalmente y hacer todos los trámites legales, y otra donde pesaban la aceituna de dudosa procedencia.

Durante la inspección se comprobó que se aceptaban aceitunas de cualquier procedencia sin requerir ninguna documentación, sin saber si había estado sometida a tratamiento, el tiempo de conservación y sin seguir la cadena de trazabilidad que deben tener todos los productos, lo que puede suponer un riesgo para la salud pública.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos