Un grupo de residencias para ancianos compra un antiguo colegio en Pedregalejo

El colegio de los Ángeles Custodios cerró en 2007. /Fernando González
El colegio de los Ángeles Custodios cerró en 2007. / Fernando González

La compañía prevé invertir unos 13 millones de euros para adaptar y ampliar el edificio de forma que pueda albergar 180 plazas de estancia

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Una década después de que cerrara sus puertas, el colegio de los Ángeles Custodios, ubicado en la calle Amador de los Ríos, en Pedregalejo, ya tiene un destino. Un grupo catalán de residencias para ancianos ha comprado el inmueble a la comunidad de religiosas que lo regentaba por algo menos de 5,5 millones de euros para adaptarlo y ampliarlo como centro de estancia, con capacidad para 180 plazas, centro de día y unidad para pacientes con discapacidad psíquica. El grupo Bastón de Oro, que posee cinco residencias en Cataluña y una en Madrid, es el promotor de la actuación para poner en valor el antiguo colegio, para lo que prevé invertir unos 13 millones de euros.

Carlos Castillo, de Proconval, gestora de la operación, explicó a este periódico que están en contacto con la Gerencia Municipal de Urbanismo para poner en marcha los trámites del proyecto «lo antes posible». La compra del edificio ya está cerrada, pendiente de un documento que debe emitir la Santa Sede para poder ser inscrita en el Registro de la Propiedad. Al mismo tiempo, el arquitecto de Barcelona Carlos Bassó trabaja ya en la elaboración del proyecto para adaptar el edificio, que cuenta con grado 1 de protección arquitectónica.

Esa catalogación condiciona la intervención pero, según apuntó Carlos Castillo, que este pasado miércoles mantuvo una reunión con el concejal de Ordenación Territorio, Francisco Pomares, va a poder encajarse mediante la tramitación de un estudio urbanístico que permitirá la construcción de un nuevo edificio junto al colegio y conectado con él mediante una pasarela «transparente». De este modo, la promotora podrá obtener los metros cuadrados necesarios para cumplir con la normativa establecida por la Junta de Andalucía para este tipo de centros, sin superar la edificabilidad permitida en la parcela.

«El uso como geriátrico encaja en la calificación de equipamiento de la finca, por lo que no creemos que exista problema en ese sentido», indicó Castillo, quien resaltó que esta futura residencia para ancianos concertada, cuyas obras podrían empezar este año con un plazo de ejecución de unos 14 meses, implicará la creación de un centenar de puestos de trabajo directos. «La apuesta del grupo Bastón de Oro por Málaga es decidida y no descartan abrir otra residencia más, ya que han detectado un déficit de unas dos mil plazas en la ciudad. Esta es su primera incursión en Andalucía, pero también tienen puestos sus ojos en Sevilla, Granada y Córdoba», comentó este gestor inmobiliario.

Por su parte, el arquitecto Carlos Bassó destacó que el proyecto restaurará la fachada del antiguo colegio, de planta baja más dos y marcada por un estilo que remite a la arquitectura palaciega italiana, aunque muy simplificada. El edificio, que ha estado hasta ahora en manos de la comunidad de religiosas de los Santos Ángeles Custodios, fue construido a principios del siglo XX y ocupa una superficie de 4.650 metros cuadrados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos