Glorieta de Antonio Molina: gimnasio cerrado por reformas

Los aparatos de gimnasia de la glorieta han sido retirados para su reparación./
Los aparatos de gimnasia de la glorieta han sido retirados para su reparación.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Los que estos días pasen por la glorieta de Antonio Molina se llevarán una sorpresa al comprobar que los aparatos de gimnasia al aire libre existente en ese popular enclave de Huelin han desaparecido. La razón es que esos aparatos de gimnasia de esa zona, que tienen una gran aceptación y son muy utilizados, han sido retirados para ser reparados y próximamente volverán a ser colocados en su lugar para satisfacción de los numerosos ciudadanos que acuden a ese lugar para realizar ejercicios en un lugar tan privilegiado junto al mar. La retirada de los aparatos ha sido anunciada por medio de un cartel colocado en la zona para conocimiento de las numerosas personas que acuden a ese lugar, una de las áreas biosaludables más concurridas de la ciudad, que posee máquinas de remo, volante, abdominales, cintura, dorsales, barra, hockey, esquí y estiramiento, entre otras. Todo un gimnasio al aire libre muy solicitado.

No obstante, en la zona existe otro espacio donde se puede seguir haciendo ejercicios, aunque no con esos aparatos que ahora están siendo reparados, y donde es frecuente ver a jóvenes que se utilizan piedras para hacer funciones de pesas. Así que no es de extrañar ver en aquella zona lugares donde faltan bordillos y otros descarnados de algunas piedras que parece que son utilizadas a modo de pesas.

Los que se dan cita allí para hacer gimnasia echan de menos una fuente donde poder beber agua, ya que la que hay junto al parque infantil está rota y no surte agua.

Bloques hundidos.
Bloques hundidos.

Maestranza: sigue el mal estado de la calzada

Aunque ya nos hicimos eco de ello hace unas semanas, el mal estado del pavimento de un tramo de la calle Maestranza sigue igual, por lo que una vecina de La Malagueta nos llama para insistir en este asunto y pedir que lo arreglen, pues considera que se puede producir un accidente.

El pasado 19 de marzo nos hacíamos eco en estas mismas páginas de que el pavimento en algunos tramos de la calle Maestranza se encontraba más que deteriorado e incluso peligroso tanto para los vehículos como para los peatones, con bloques de hormigón movidos y levantados. Un vecino de la zona aseguraba que aunque ya lo habían reparado en varias ocasiones, los bloques de hormigón se volvían a hundir, así que de poco han servido esas reparaciones, por lo que quizás la situación requiera un arreglo más a fondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos