García Aguado: «Es temerario que los jóvenes vean a deportistas anunciando una web de apuestas»

Pedro García Aguado./SUR
Pedro García Aguado. / SUR

El ‘coach’ y exmedallista olímpico participa mañana en congreso ‘Lo que de verdad importa’, que visita Málaga por primera vez

ANA PÉREZ-BRYAN

Tener la capacidad de llegar a conectar con los jóvenes hablando su mismo lenguaje, y hacerlo además desde una experiencia pasada que representa el ejemplo de todo lo contrario es un privilegio al alcance de sólo unos pocos. Es el caso de Pedro García Aguado, primero exmedallista olímpico con la selección nacional de waterpolo y luego ‘coach’ pero con otra carrera paralela marcada por las drogas que le pusieron frente a aquello que nunca tuvo que haber pasado.

Felizmente recuperado, García Aguado es desde hace unos años una referencia imprescindible en esa ‘teoría del ejemplo’ y una voz más que autorizada para poner negro sobre blanco los riesgos a los que se enfrentan jóvenes y adolescentes. Convertido en un superviviente, García Aguado trasmite ahora esa experiencia desde la televisión –su programa ‘Hermano Mayor’ fue uno de sus éxitos más sonados–, pero también en charlas y conferencias que lo han llevado por todos los rincones de España y que lo traen mañana a Málaga de la mano del congreso ‘Lo que de verdad importa’, que recala por primera vez en la capital.

El congreso

Título
Congreso ‘Lo que de verdad importa'.
Fecha.
Mañana miércoles, 11 de octubre.
Sitio y hora.
Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. A partir de las 9.30 horas.
Ponentes.
Pedro García Aguado (terapeuta y excampeón olímpico), Paco Arango (fundador de la Fundación Aladina) y Toñejo Rodríguez (deportista extremo).

Lo hace, además, en «una época especialmente convulsa de mensajes que no permiten que los chavales tengan espíritu crítico», por eso García Aguado sostiene que una parte fundamental de esa comunicación con los adolescentes consiste en «hacerles ver la importancia de las decisiones y cómo a veces nos pueden llevar por el camino que no quisimos». «No sólo se trata –añade– de no tropezar en la misma piedra, sino de ser lo suficientemente humilde como para reconocerlo y buscar soluciones una vez que te has caído».

En este escenario, el deportista sostiene que los ejemplos –los buenos y los malos– «son una parte fundamental» de la información que les llega a los chavales, por eso García Aguado se muestra tremendamente crítico cuando ve a «deportistas famosos como Usain Bolt o Cristiano Ronaldo haciendo anuncios de páginas web de apuestas o de póker on line». «Eso es temerario, porque no sabemos cómo funcionan los mecanismos mentales», lamenta.

Para bien o para mal, además, los «jóvenes son esponjas», de ahí que el exdeportista asuma su nueva función como ‘coach’ «con una enorme responsabilidad». «Si llegas a conectar con ellos la respuesta que recibes es asombrosa: a mí me ha pasado que después de una charla me han venido tres o cuatro chicos admitiendo que tenían problemas con las drogas, y dar ese paso es fundamental», admite. Y esa responsabilidad la gestiona García Aguado con un discurso que «en ocasiones puede parecer duro pero que es real: en mis charlas hay sentido del humor, pero también drama». Como el que vivió él: «Por eso no les hablo como un tío mayor que se dirige a adolescentes, sino como alguien que cuando estaba en lo mejor de su vida lo tenía todo hecho un desastre», recuerda. Y lo hace además con otro mensaje claro: «Yo no quiero ser el espejo de nada porque al final cada uno toma sus propias decisiones, pero sí trato de ofrecerles las herramientas necesarias para que no piensen que bebiendo o drogándose van a ser más felices o mejor aceptados».

La experiencia de García Aguado no será, sin embargo, la única que se escuche mañana por la mañana en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga: el exmedallista olímpico compartirá la sesión con otros dos ponentes, en concreto con el deportista extremo Toñejo Rodríguez, especialista en quad-cross que quedó parapléjico tras sufrir con 16 años un grave accidente de moto y que hoy presume de ser el primer español en pilotar un fórmula uno del mar, y con Paco Arango, fundador de la Fundación Aladina y responsable de que miles de niños y adolescentes con cáncer hayan mejorado sus condiciones de vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos