El funcionario que denuncia cómo se cubren las plazas en el Ayuntamiento de Málaga gana en el TSJA

Wencesalo Alonso Nieto/SUR
Wencesalo Alonso Nieto / SUR
La Casona del Parque

El tribunal vuelve a dar la razón a Wenchy Alonso, que se defiende a sí mismo, al no cubrir el Consistorio las plazas por mérito, igualdad y capacidad

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Wenceslao Alonso Nieto, Wenchy, como le conocen sus amigos, llevaba 17 años trabajando en el Ayuntamiento como administrativo, pero ha sido en los cuatro últimos cuando le ha ganado ocho juicios al Consistorio, –dos ya firmes del TSJA–, mientras que otro está recurrido por la parte municipal. Como ya contara esta sección, estaba empleado en un puesto de atención al ciudadano en el distrito de la Palma-Palmilla hasta que estudió Derecho y decidió escalar en la administración local viendo la oportunidad de ganar en las convocatorias de sendas jefaturas de Negociado de las Oficinas Municipales de Información al Ciudadano (OMAC) de Cruz de Humilladero y Campanillas, y más tarde en otra de Teatinos. A las tres plazas presentó escrito para que le tuvieran en cuenta con su renovada formación, pero el Ayuntamiento nombraba a tres empleados públicos –sin convocatoria pública y en comisión de servicio– para las citadas jefaturas.

En este momento, Alonso realizaba un recurso de reposición para que las plazas se adjudicaran por concurso de méritos ante el área de Personal, que se desestimó, por lo que decidió ir a una demanda al juzgado de lo Contencioso-administrativo en junio de 2013. Aquí empezaron las batallas judiciales, y de las muchas que ha librado hasta ahora, ganó ya una en el TSJA porque el Ayuntamiento no convoca concursos por mérito, igualdad y capacidad para cubrir las plazas vacantes de los puestos funcionariales conforme al artículo 23.2 de la Constitución, a la que ahora se nueva otra nueva sentencia a su favor también del Alto Tribunal. En este caso, el TSJAdesestima el recurso de apelación del Ayuntamiento en referencia al juicio que ya ganara Wenceslao Alonso en primera instancia contra de la designación por parte del Consistorio de los citados tres puestos de jefatura de Negociado en las OMAC de Cruz de Humilladero, Campanillas y Teatinos en abril en abril de 2015.

Los magistrados del TSJA fallan en contra del Ayuntamiento porque realiza una práctica incorrecta al haber ausencia en el expediente de los decretos de nombramiento de las actuaciones que les hubiesen servido de antecedente y fundamento para cubrir estas plazas (oferta o convocatoria informes, propuestas de designación, etc.), lo que impide conocer el procedimiento «seguido para las designaciones, y los motivos por los que nombró a aquellos funcionarios, en lugar de a otros; falta de publicidad en la convocatoria; o falta de acreditación de urgente e inaplazable necesidad», por lo que desestima el recurso de apelación del Consistorio y lo condena a las costas. Sólo le quedaría al Ayuntamiento el recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Por estos motivos, Wenchy, que se defiende a sí mismo como letrado, considera esta sentencia un regalo de Navidad, no desiste en su empeño, y ahora está a la espera de que se vuelvan a convocar estas tres plazas por los principios de mérito, igualdad, capacidad y publicidad. Ni más ni menos que como dice la Constitución.

Medio Ambiente prevé avisar cuando haya cortes de agua

El portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, consiguió en la comisión de Medio Ambiente que se aprobara por unanimidad que los técnicos de Empresa Municipal de Aguas (Emasa) estudien poner en práctica, por algún modo digital, un método de aviso a los usuarios para que se pan cuándo se les va a cortar el agua.

El técnico de Emasa Pedro Galdón apuntó que actualmente la empresa municipal puede detectar anomalías, fraudes en el consumo, roturas de tuberías y darle información al usuario a través de los contadores inteligentes, aunque todavía no se puede notificar el corte de agua vía digital. Esto supondría mejorar las bases de datos de usuarios, teléfonos, correos etc, e intentar que se les pudiese notificar de forma masiva a través de un Sistema de Información Geográfica (SIG) de forma automática cuándo se les va a cortar el agua y añadió con convicción que suponía un reto para Emasa, y que lo ponían en la hoja de ruta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos