Una foto del alcalde de Málaga baldeando, foco de las críticas de la oposición

El alcalde, junto al concejal Raúl Jiménez, baldeando./Moreno
El alcalde, junto al concejal Raúl Jiménez, baldeando. / Moreno

El PSOE denuncia que no se puede "banalizar" el problema de la limpieza en Málaga

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Las calles de Huelin y Jardín de la Abadía ya se baldean con agua de pozo. El alcalde, Francisco de la Torre; y el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, han probado hoy, literalmente, el nuevo sistema. El primero se ha ocupado de la manguera y el segundo del cepillo y el jabón, ante las miradas cómplices de responsables técnicos de las áreas involucradas (junto a la señalada, Emasa, Limasa, el distrito Carretera de Cádiz, etc) y de vecinos de la zona que asistían al 'espectáculo'.

La escena ha quedado inmortalizada en decenas de fotos y vídeos de los medios, que han comenzado a correr por las redes sociales, y pronto ha generado las primeras críticas y chistes. Entre ellas, la del líder de la oposición municipal. El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Daniel Pérez, se lo ha recriminado también a través de las redes sociales: "No se puede banalizar con una foto la realidad de Málaga. La suciedad recorre nuestras calles y el máximo culpable es quien hoy las baldea". La entrada en Facebook ha recibido durante la mañana casi un centenar de comentarios.

Agua de pozo

La nueva zona de baldeo con agua del freático permitirá facilitar esta labor y hacerla "más eficaz, silenciosa, ambientalmente sostenible y sin vehículos que ocupan espacio y consumen energía", en palabras del regidor. La red consta de dos bombas que impulsan el agua desde un depósito de 500.000 litros, con una extensión de seis kilómetros de tuberías y 99 picas de enganche, para dar cobertura a unos 200.000 metros cuadrados entre Huelin y Jardín de la Abadía (calles como Pintor de la Fuente Grima, Pintor Enrique Simonet, Maestro Chapí, parte de Héroe de Sostoa, Carpio, La Hoz, Infantes, Guadalete, Emilio de la Cerda, Altamira, Mendoza, Antonio Soler, Tomás Echeverría y adyacentes).

El depósito y la sala de máquinas se han dimensionado para añadir dos bombas cuando sea necesario, con una inversión de unos 800.000 euros, a cargo de Emasa con el apoyo del Ayuntamiento, dentro de las partidas para inversiones sostenibles. Las obras se han desarrollado en seis meses, en el parque de Huelin, debajo de un recinto infantil que se repuesto después de los trabajos, y por tanto no tiene impacto visual. La presión a la que se trabaja es de unas 14 atmósferas.

Con este equipamiento son ya 20 las zonas con baldeo en la ciudad, "y allí donde tengamos agua en el freático se incorporará, y también el agua depurada del ciclo terciario", señaló De la Torre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos