Una fortaleza cada vez más débil

Una fortaleza cada vez más débil
Cosas de la ciudad

Las últimas lluvias están dejando al descubierto la situación del castillo de Gibralfaro, uno de los enclaves más visitados de la ciudad

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Las últimas lluvias están dejando al descubierto la situación del castillo de Gibralfaro, uno de los enclaves más visitados de la ciudad junto a la Alcazaba, monumentos que reciben al año más de un millón de visitantes. «Creo que estas serán las últimas fotos que veamos de esta construcción aún en pie si no se pone rápido remedios, porque cada día que pasa esas construcciones tienen una piedra menos a cuenta de la erosión, el desgaste y la falta de mantenimiento», escribe un ciudadano acerca del estado de la imponente fortaleza de la ciudad. Y es que el monumento más visitado de Málaga presenta demasiadas deficiencias, algo de lo que ya hemos hablado en alguna que otra ocasión, en las que nos hemos referido al mal estado del pavimento del recinto, que es motivo de queja de visitantes y, sobre todo, de quienes trabajan allí y de forma particular de los guías turísticos, que en más de una ocasión han denunciado que en el interior del castillo el suelo presenta muchas irregularidades, con piedras desgastadas o en punta y boquetes que quedan al aire al desprenderse las piezas que conforman los caminos interiores, por lo que los tropiezos son muy frecuentes y las caídas y accidentes de excursionistas están a la orden del día, más aún cuando llueve como en estos días, por lo que se forman balsas de agua y charcos que hacen muy complicada la visita.

Los desprendimientos con motivo de los últimos temporales de lluvia en las garitas y en varios tramos de muro del castillo son frecuentes, según las imágenes que nos envía este ciudadano, en las que se observan vallas metálicas y cintas a su alrededor. Queda claro que la rehabilitación tanto de la Alcazaba como del castillo de Gibralfaro es una cuenta pendiente desde hace años del Ayuntamiento de Málaga, que hace ahora un año anunció que afrontaría a partir de este año un plan cuatrienal (2018-2021) que incluye un gran reforma que supondrá la inversión de siete millones de euros. Una renovación que pasa por la subida de sus «desfasadas» tarifas, según se anunció entonces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos