La Fiscalía de Málaga ve indicios de delito en los bomberos de descanso que no se incorporaron tras ser requeridos

La Fiscalía de Málaga ve indicios de delito en los bomberos de descanso que no se incorporaron tras ser requeridos

Remite al juez la denuncia del Ayuntamiento a raíz de que el 27 de junio sólo se sumara al operativo uno de los 61 efectivos a los que se llamó por cinco incendios simultáneos

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Los 60 bomberos de la capital que, estando de descanso, no se incorporaron tras ser requeridos el 27 de junio al registrarse cinco incendios casi de forma simultánea podrían enfrentarse a responsabilidades penales. La Fiscalía, tras abrir diligencias de investigación a raíz de que el Ayuntamiento le informara de lo ocurrido relacionándolo con el conflicto laboral que mantiene con los funcionarios del Cuerpo, ha dado traslado al Juzgado de Instrucción Decano para que investigue los hechos al considerar que podrían ser constitutivos de sendos delitos contra la Administración Pública como son el de abandono del servicio público o el de denegación de auxilio. A partir de ahora, será un juzgado el que profundice en el asunto y determine si se cometió o no una infracción penal. Según el Código Penal, cada uno de estos delitos podrían conllevar hasta dos años de suspensión de empleo y hasta un año de multa por una cuantía que oscila entre los 2 y los 400 euros diarios función de la capacidad económica del condenado.

Los hechos que se investigan tuvieron lugar el martes 27 de junio, cuando en apenas unas horas se originaron cinco incendios (La Corta, Campanillas, Asperones, Monte Dorado y Atabal) y se tuvo que pedir ayuda al Consorcio Provincial de Bomberos y al Infoca para poder atender todas las emergencias porque de los 61 efectivos que, estando de descanso, fueron telefoneados para ser movilizados sólo se incorporó uno.

El Consistorio relaciona los hechos con el conflicto laboral que mantiene con la plantilla

Según el informe emitido ese día por el jefe de guardia, de todas las llamadas que se realizaron entre las 13.25 y las 20.05 horas para cubrir distintas incidencias, 12 manifestaron que no podían por diversos motivos (obras en casa, tener que cuidar a los niños, llevar al padre al médico,...), otros tres alegaron que estaban fuera de Málaga, dos estaban de baja, uno declinó acudir y, al margen del que se incorporó, los 42 restantes no sólo no cogieron el teléfono sino que ninguno de ellos devolvió la llamada.

En base a esta información, la Dirección General de Recursos Humanos y Seguridad consultó a los servicios jurídicos si había fundamento para acudir a la Fiscalía y, tras concluir que se pudieron vulnerar los servicios mínimos de la huelga iniciada (aunque no secundada) a mediados de marzo, se presentó en la Ciudad de la Justicia para que el Ministerio Público investigara si los hechos expuestos pueden ser constitutivos de delito.

El decreto de servicios mínimos establece que «en caso de que se produzca una situación extraordinaria (incendios en naves, activación del Plan de Emergencia por fenómenos atmosféricos o cualquier otra incidencia) se podrá actuar requiriendo los refuerzos de personal en general que sean necesarios para afrontar dicha situación». Y ahí es donde se agarró el Consistorio para no dejar pasar por alto lo sucedido y apuntar directamente al comité de huelga por ser los responsables de velar por el cumplimiento de los servicios mínimos. Entonces, los representantes de los bomberos aseguraron haber respetado «escrupulosamente» los mínimos decretados por el alcalde.

Fotos

Vídeos