Fiesta en la calle para conservar la sede de La Casa Invisible

Momentos antes de que partiera la protesta por las calles de Málaga. :: ñito salas/
Momentos antes de que partiera la protesta por las calles de Málaga. :: ñito salas

Los colectivos sociales que convocaron la protesta reclamaron ante el Ayuntamiento que la mejor solución para 'la invi' es la cesión

ÁLVARO FRÍAS MÁLAGA.

Ni el aviso amarillo por lluvias ni el agua que arreció sobre la capital pudieron frenar ayer a los convocados por los colectivos que integran La Casa Invisible, que se echaron a la calle como protesta ante la decisión del equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga de desestimar la solicitud de cesión del edificio de titularidad municipal ubicado en la calle Nosquera, recuperarlo y sacar a concurso su gestión para uso cultural.

La manifestación, que coincidió con la 'okupación' del inmueble hace ayer once años para crear un centro social y cultural alternativo, partió pasadas las 12.30 horas desde Nosquera en dirección a Carretería. Al grito de «la invi se queda», los manifestantes -1.500 según la Policía Nacional y unos 5.000 según los organizadores- recorrieron las calles del centro de la capital.

La marcha continuó bajo la lluvia por la plaza de la Merced y calle Alcazabilla para hacer parada en el Ayuntamiento, donde los manifestantes alzaron la voz para reclamar que la mejor solución para La Casa Invisible es la cesión.

A las puertas del Consistorio, se leyó un manifiesto en el que se cargó en contra de Ciudadanos, «por su propuesta de eliminar la Invisible». Los manifestantes señalaron que en el partido quieren «una ciudad de la especulación sin espacios para la convivencia».

Asimismo, criticaron al alcalde de Málaga, Francisco De la Torre, sobre el que aseveraron que se ha vendido al chantaje de Ciudadanos. Aun así aseguraron que está a tiempo de rectificar. «La Invisible estorba ante los intereses de los especuladores», subrayaron en el manifiesto, en el que indicaron que lo que ofrece este inmueble es «alegría».

Música y actuaciones

Pese al carácter reivindicativo, la manifestación tuvo un toque festivo. La protesta se llevó a cabo al son de música, con la participación de varias bandas, que ponían la nota musical desde un camión a la cabecera de la marcha. Incluso hubo una panda de verdiales en la protesta que discurrió por las calles del centro de la capital. Asimismo, se sumaron actuaciones de grupos de teatro, circo y baile, además de los talleres que se desarrollaron en La Invisible.

Y es que, aunque en un principio el recorrido incluía continuar por el Paseo del Parque y calle Larios para concluir en el punto de partida, las intensas lluvias hicieron que la movilización finalizase a las puertas del Ayuntamiento. Así, los actos continuaron en La Casa Invisible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos