La Farola de Málaga recupera el brillo

La Farola de Málaga recupera el brillo

La Autoridad Portuaria reforma el edificio, en unos trabajos que incluyen la reposición de parte de la vidriera de la cúpula de la linterna

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Este es el año de La Farola, uno de los símbolos de la ciudad más queridos por los malagueños, que está celebrando dos siglos de historia. La Autoridad Portuaria está llevando a cabo desde esta semana una serie de trabajos de mantenimiento del monumento, que han llamado la atención de numerosos visitantes al Muelle Uno, por la necesidad de montar un andamiaje exterior a tanta altura. Además de unas reformas de los interiores del edificio, el contrato contempla como hito más destacado la reposición de parte de la vidriera dañada de la cúpula de la linterna. La ejecución de las obras, que de momento son sólo para mantenimiento, se prolongarán unas dos semanas, según los datos aportados por la Autoridad Portuaria.

A pesar de su edad, el faro malagueño tiene por delante una segunda juventud. En próximas fechas la luminaria dejará de funcionar como guía de los barcos, y pasará a convertirse en un museo sobre la historia marítima de la capital, así como un mirador privilegiado sobre la Bahía.

El proceso arrancará con el traslado de los equipos técnicos, especialmente la linterna y el radar, a unas nuevas instalaciones en el Dique de Levante. Posteriormente, durante 2018 y con un presupuesto estimado de unos 700.000 euros, se pondrán en valor la primera y la segunda planta y las terrazas, con un programa museológico y de diseño interior que permitirán darle una nueva vida al monumento.

Fotos

Vídeos