Las familias numerosas caninas

Propietarios con sus perros en una concentración en Málaga./
Propietarios con sus perros en una concentración en Málaga.
COSAS DE LA CIUDAD

Propietarios de más de un perro reclaman ayudas para afrontar el pago del censo municipal

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Cada vez queda menos para que los dueños de los perros registren el ADN de sus mascotas, un requisito que deberían hacer antes de 31 de diciembre, según la ampliación del plazo dado por el Ayuntamiento en un intento por acabar con la lamentable imagen de los excrementos de perros en las calles de la ciudad. Hay que recordar que registrar el ADN de las mascotas en el banco genético municipal es un trámite obligatorio que cuesta 35 euros y que permitirá al Ayuntamiento sancionar a quienes no recojan los excrementos de sus perros, además de servir de control frente a los que abandonen a sus mascotas o los maltratan. El Ayuntamiento anunció en su momento que subvencionaría a desempleados el importe de este trámite. Para ello el Consistorio reservó un fondo de 200.000 euros que se emplearía hasta que se agotara conforme fueran llegando las peticiones, que se podrían presentar en todas las juntas de distrito. Esta partida permitirá bonificar a 5.714 propietarios, quienes para beneficiarse de ello deberían aportar original y copia tanto de su carné de demandante de empleo como del pasaporte del perro.

Al respecto, Paula Almagro se dirige al periódico para plantear una cuestión, y es si es posible contemplar una ayuda a los propietarios de familias numerosas caninas si no se agotara el fondo reservado para las ayudas previstas inicialmente a los propietarios desempleados de perro. «Tengo cuatro perros, tres de ellos a mi nombre (aunque los cuatro están bajo mi manutención). Por suerte, no estoy en paro, y por esto no recibo ninguna ayuda por parte del Ayuntamiento de Málaga para realizar la prueba de ADN a mis perros (que son 35 euros), pero por desgracia no tengo un sueldo tan elevado como para pagar ahora 140euros, cuando mis perros están con sus correspondientes vacunas anuales, su chip, pasaporte, etc. cosas que veo totalmente necesarias y no me quejo de ello. Sé que varias personas en paro han pedido la ayuda que se ofrece para desempleados, y como tardaban en concedérsela, le han hecho la prueba de ADN a sus mascotas antes de recibir dicha ayuda, posteriormente se la han concedido, pero ya era tarde. Mi pregunta es: ¿esa ayuda se pierde? ¿No se pueden beneficiar otros dueños, con más de 1 o 2 mascotas? ¿No hay ayudas para las familias caninas numerosas?. Sé que hay gente como yo, y lo veo muy injusto», concluye.

Bienestar animal: norma cuestionada

La ordenanza de Bienestar Animal, aprobada en abril de este año, «no funciona», según sostiene Nerea Poza. «He ido a cuatro establecimientos diferentes (una pizzeria, dos tabernas y una cafetería) y solo he podido entrar con mi perro (un yorkshire terrier de 3kg) en uno de ellos», dice. «En aquellos a los que se me negó la entrada he preguntado si podía acceder con mi mascota y se me ha negado la entrada. Al preguntar que dónde se encontraba el distintivo que prohibía perros (pues en ninguno de ellos estaba colocado en la puerta) me han negado su existencia; he insistido en que me mostraran el certificado obligado por la ordenanza en el que se demostraba que su establecimiento había optado por negar la admisión de los perros y ninguno de ellos la tenía, por tanto, como muchas veces antes de la ordenanza, he tenido que irme a establecimientos «pet friendly», escribe.

«El principal problema es que antes de la ordenanza yo sabía a lo que me atenía y buscaba lugares en los que pudiera entrar con mi mascota, ahora, que la ordenanza es clarísima respecto a la obligación de contar con petición expresa de no admisión emitida de la administración, los establecimientos obvian esta obligación y cuando les exiges la admisión te la niegan sin ningún tipo de derecho pues son ellos los que incumplen la normativa. Sin embargo, a los dueños de los animales se nos han impuesto más medidas y obligaciones que suponen mucho más dinero», indica. «Es intolerable que exista en nuestra ciudad una ordenanza como esta y los ciudadanos con mascota solo podamos hacer valer nuestro derecho si llamamos a las autoridades policiales que, en opinión de todos, no están para solventar estas disputas», concluye.

Fotos

Vídeos