La familia de García Caparrós inicia una campaña para conservar su memoria

A. P. B.

málaga. Han pasado 40 años, pero en la familia de Manuel José García Caparrós la herida sigue abierta como el primer día. «Queremos pedir reparación y justicia, que se sepa la verdad». Quien habla es Puri, su hermana, que quizás haya perdido la cuenta de las veces que ha enunciado este deseo pero que sigue ahí, convencida de que «al final todo tiene que saberse»: con ese «todo» se refiere a los detalles de la muerte de su hermano, que cayó víctima de las cargas policiales en la manifestación en favor de la autonomía andaluza, el 4 de diciembre de 1977.

Para avanzar en esta causa el entorno de García Caparrós ha emprendido una serie de acciones a nivel institucional para mantener viva su memoria. En concreto, Puri García Caparrós y su abogado, Luis Ocaña, anunciaron ayer que han registrado una petición de entrevista con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Ambos quieren conocer de primera mano cómo quedaría el caso del joven muerto en 1977 una vez que el pasado mes de marzo se aprobó en el Parlamento Andaluz la Ley de Memoria Democrática.

Pero esta no es la única iniciativa: su hermana y su abogado estuvieron el miércoles en Vitoria para comparecer, a petición de EH Bildu, ante la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad del Parlamento Vasco, donde expusieron su caso para recabar más apoyos a sus reclamaciones. La votación del texto final terminó en una declaración institucional de la Comisión, al igual que otras de los parlamentos catalán y navarro que recibieron con anterioridad a la familia.

Ocaña indicó también que en agosto el Parlamento andaluz acordó pedir al Congreso que se hagan públicos los datos de la comisión de investigación sobre la muerte de Manuel José, cuyas sesiones se declararon «secretas». De hecho, la diputada por Málaga de Unidos Podemos, Eva García Sempere, solicitó hace unos meses lo mismo que ahora pide la cámara andaluza y la petición fue denegada.

Fotos

Vídeos