Fallos en el sistema informático impiden a las farmacias dispensar medicinas

Fallos en el sistema informático impiden a las farmacias dispensar medicinas

Las caídas intermitentes del programa de la receta electrónica se han acentuado en los últimos días y han provocado molestias a los pacientes

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

«Lo siento, no podemos dispensarle en este momento el fármaco que le ha prescrito su médico. El programa informático de la receta electrónica no funciona». Esta frase se ha repetido con frecuencia en las farmacias malagueñas en los últimos días, con las consiguientes molestias tanto para los pacientes como para los boticarios. Esas caídas intermitentes se han incrementado desde que el pasado mes de septiembre se cambió el certificado de seguridad sistema, indicaron ayer a este periódico fuentes del Colegio de Farmacéuticos de Málaga. Las anomalías no solo afectan a las farmacias malagueñas, sino que también es algo que se produce en el resto de boticas andaluzas.

Las caídas del sistema son intermitentes y, según los días, pueden prolongarse durante diez minutos o varias horas. «Queremos dejar claro que esto no es un problemas de las farmacias. Nosotros somos los primeros que lamentamos estas anomalías, puesto que traen consigo molestias para los pacientes, a los que no les podemos dispensar en ese momento los medicamentos que les han recetado sus médicos, como para nosotros, que somos ajenos a la avería y que no está en nuestra mano solucionarla», precisaron las fuentes citadas.

Salud no tiene constancia de anomalías en el servicio y asegura que es algo puntual

El Colegio de Farmacéuticos, además de exculpar a los boticarios de la situación, precisó que desconoce la razón que origina esas caídas del sistema. «Suponemos que es un motivo técnico, pero nadie nos informa y no podemos, por tanto, decirles a nuestros clientes la causa de esos fallos intermitentes», señalaron.

La consecuencia directa de las anomalías del sistema de dispensación de la receta electrónica o XXI es el enfado de los ciudadanos, que tienen que soportar demoras hasta que el sistema está operativo de nuevo y pueden conseguir los fármacos prescritos por su facultativo. «Esto es indignante. He ido de una farmacia a otra y en ninguna funcionaba el programa. He perdido más de una hora hasta que he conseguido las medicinas que necesitaba», indicó a SUR un paciente crónico.

Desbordados

Los farmacéuticos se ven desbordados por un problema que no les corresponde a ellos resolver y ante el que solo pueden, además de pedir disculpas a los clientes, tener paciencia y confiar en que la caída del sistema duren lo menos posible y que el servicio se reanude cuanto antes.

Los boticarios manifiestan que no son responsables de las caídas del sistema

Ante los reiterados fallos del sistema, el Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos autorizó, entre el 12 y el 15 de diciembre, habilitar el programa de caída masiva de la receta electrónica, cuya finalidad es poder dispensar los medicamentos mientras que la avería se mantiene. Para ello, es indispensable que el usuario aporte el código de prescripción, que solo se obtiene en el centro de salud de cada persona o que ese código, para un medicamento determinado, lo haya llevado ese ciudadano a su farmacia habitual en una prescripción anterior. Ese código es individual para cada paciente para y cada medicamento.

Por su parte, fuentes de la Delegación Provincial de Salud manifestaron que el SAS no tiene constancia de caídas del sistema de la receta electrónica en las farmacias malagueñas. Añadieron que, precisamente, la pasada semana fue una de las de mayor dispensación de medicamentos. «Puede que en un momento determinado el sistema vaya más lento o se produzca alguna caída, pero es algo puntual que se soluciona con rapidez», precisaron las fuentes de Salud.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos