Fallece el malagueño Carlos Dívar, expresidente del Supremo y del CGPJ

EFE MADRID.

El expresidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Carlos Dívar falleció en la madrugada de ayer en Madrid a causa de una enfermedad, informaron fuentes del alto tribunal. Dívar, que habría cumplido 76 años el próximo 31 de diciembre, fue velado en el Tanatorio de la M-30 y su funeral tendrá lugar el próximo jueves a las 20.00 horas en la parroquia de Los Jerónimos. Tras conocer la noticia, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, expresó a través de Twitter su «sentido pésame a la familia y amigos de Carlos Dívar» y apuntó que con su muerte «nos deja un gran jurista y una gran persona».

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien acudió al tanatorio a dar el pésame en persona, aseguró que el fallecimiento de Dívar es «una triste noticia para todos los que le conocimos, para todos los que supimos de su cualificación, su profesionalidad y su dedicación intensísima a la justicia».

Nacido en Málaga 1941, Dívar fue nombrado en 1980 magistrado de la Audiencia Nacional y luego pasó a ser presidente de este tribunal de 2001 hasta 2008, cuando fue elegido presidente del Supremo y del CGPJ, cargos que ostentó hasta que dimitió en 2012. Ingresó en la carrera judicial en 1969 y en 1980 pasó a ocupar la plaza de magistrado del Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional, donde estuvo 21 años, hasta que en 2001 fue nombrado presidente de este tribunal especial.

Carlos Dívar

Como presidente de la Audiencia Nacional recibió las reclamaciones hechas, en 2004, por personal laboral del tribunal ante el «miedo» provocado a raíz de la desarticulación de una célula terrorista islamista que pretendía atentar contra la Audiencia. En 2007 se le otorgó el Premio Diálogo a la Amistad Hispano-Francesa, que reconoce la labor de la justicia en ambos países. Dívar fue elegido por unanimidad presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Supremo el 24 de septiembre de 2008.

Durante su mandato, en febrero de 2009, tuvo lugar la primera huelga de jueces de la historia de España y meses más tarde tuvo que enfrentarse a las tres causas abiertas en el Supremo contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El fin de su carrera judicial se produjo en 2012, cuando hizo frente a una denuncia y una querella contra él por supuestos delitos de malversación de fondos públicos y estafa, esta última por los gastos en sus viajes a Marbella. Ambas fueron rechazadas, sin embargo, ante la petición de que cesara de su cargo por parte de cinco vocales y la falta de apoyo del mundo judicial, Dívar hizo pública su dimisión y subrayó no haber hecho «nada malo» y haber sido víctima de una campaña cruel y desproporcionada.

Fotos

Vídeos