Facilitar el acceso a la innovación, entre los retos clave para afrontar el futuro

Imagen de la mesa redonda celebrada ayer dentro de los cursos de la UMA. :: fernando gonzález

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, aboga por conseguir una sociedad y una cultura emprendedoras

AGUSTÍN PELÁEZ MÁLAGA.

En un contexto cada vez más competitivo en el que la economía «está cada vez más presidida por la digitalización, por el 'big data' y un mercado globalizado», la innovación «tiene un papel cada vez más importante» de cara a afrontar el futuro. Al menos, así quedó de relieve ayer en la mesa redonda del curso de verano de la Universidad de Málaga (UMA) '25 años del PTA ¿y los próximos 25?', en la que participaron el consejero de Economía y Conocimiento de la Junta, Antonio Ramírez de Arellano; el delegado del Gobierno andaluz en Málaga y presidente del PTA, José Luis Ruiz Espejo, que hizo las veces de moderador; el rector de la UMA, José Ángel Narváez; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y el presidente de la Diputación, Elías Bendodo.

Los responsables políticos e institucionales debatieron sobre si las administraciones están preparadas para el futuro. Así, el consejero se mostró optimista en este sentido, aunque incidió en que las administraciones deben facilitar el acceso a la innovación como reto clave para afrontar el futuro, un futuro que dijo «pasa por conectar la economía y el conocimiento, y concienciar sobre lo que significa la innovación».

Arellano calificó de fundamental la inversión pública en innovación, a la vez que insistió en que «innovar debe formar parte de nuestra cultura». Asimismo animó a las empresas a invertir en conocimiento básico y a incluir la innovación en sus planes de inversión. El consejero señaló que el reto de las instituciones es «facilitar unas perspectivas de certidumbre, una solvencia en el sistema y un funcionamiento de las infraestructuras y del capital humano».

Para el rector de la UMA, «el mejor futuro es que cada persona sea innovadora en su ámbito»

Por su parte, Narváez apuntó que el papel de la universidad debe ser la de formar a estudiantes «para que sean capaces de desarrollar una carrera profesional adecuada y sean capaces de trabajar en lo que han estudiado», dando además «un servicio a la sociedad, que además está en un profundo cambio». El rector dijo que la innovación social es algo que la UMA debe fomentar y que el mejor futuro es cuando cada persona sea innovadora en su ámbito.

Para el alcalde, las instituciones públicas «sí estamos preparadas de cara al futuro, pero no lo suficiente», por lo que dijo que es necesario hacer muchos más esfuerzos para tener unas administraciones ágiles, transparentes, participativas, preocupadas por la educación y por la innovación. Defendió más descentralización y más competencias en el ámbito local para, de este modo, «tener una administración cercana y flexible a la dinámica de los temas, que es muy cambiante y veloz en cuestiones de innovación». También abogó por ser más competitivos en educación.

Bendodo auguró que las administraciones públicas de hoy no se parecerán en nada a las de los próximo 25 años, aunque dijo que deben ser una institución facilitadora para las empresas, «un colaborar necesario para facilitar la innovación y el desarrollo». El dirigente del PP en la provincia abogó asimismo por empoderar a los empleados públicos para que éstos sean también más emprendedores.

Fotos

Vídeos