Una exjefa de Urbanismo que denunció al concejal por acoso laboral le acusa de dejar morir expedientes de infracción

Esther Sedano durante su comparecencia en la comisión de investigación./
Esther Sedano durante su comparecencia en la comisión de investigación.

Francisco Pomares asegura que es falso y que una sentencia judicial avala la actuación del Ayuntamiento en la gestión de estos casos

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La comisión de investigación abierta a nivel municipal para analizar la gestión de los expedientes de infracción urbanística tramitados durante la última década ha tenido este martes una sesión en la que ha comparecido la anterior responsable del servicio jurídico del departamento de Disciplina Urbanística, Esther Sedano, quien ha acusado al concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, de dejar morir determinados expedientes por no firmarlos. «La caducidad no se ha producido solo por falta de medios, también por falta de voluntad. Si la firma no llega el expediente se muere. No querían que funcionara el servicio de inspección», ha llegado a afirmar esta exjefa de la Gerencia, que ha denunciado a Pomares; al gerente de Urbanismo, José Cardador; y a la actual responsable del departamento de licencias y disciplina, Leonor Muñoz, por acoso laboral.

«Me consta la injerencia del concejal delegado de Urbanismo», ha señalado Sedano en sus respuestas a los concejales de la oposición, ya que se ha negado a estar presente durante el turno de palabra de Pomares. Esta exjefa de la Gerencia ha explicado que empezó a «tener problemas» para desarrollar su trabajo a raíz del centenar de expedientes de infracción que se abrieron en la urbanización Villas del Arenal, junto a Intelhorce. «No se podía enviar a un inspector si no se avisaba antes al director del distrito y a la concejala (en alusión a Teresa Porras). La cosa se tornó en insoportable, no se podía tramitar nada con tantas trabas absurdas y vacías de contenido», ha comentado Sedano, que llegó a enviar tres escritos al alcalde, Francisco de la Torre, para exponerle la situación por la que estaba pasando.

A raíz del caso de los expedientes de Villas del Arenal, los responsables de Urbanismo cesaron a la responsable del departamento que los instruía, Teresa Domingo, y Esther Sedano siguió en su puesto durante un año más, pero a las órdenes de la actual jefa, Leonor Muñoz. Según ha asegurado, el servicio de inspección «fue aniquilado por completo» al cesar a siete responsables y crear «un servicio B compuesto por personas que nada tienen que ver con la inspección, dejándolo fuera de control de la parte técnica».

Francisco Pomares ha asegurado que todas estas afirmaciones son falsas, que él no ha dejado morir expedientes por no firmarlos y que, a raíz de la demanda que ha perdido Esther Sedano en los tribunales por su cese, los juzgados de la capital han emitido una sentencia, confirmada ya por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en la que se señala que «en la tramitación y seguimiento de los expedientes de Villas del Arenal por parte del concejal, gerente de Urbanismo y jefa del departamento de Licencias y Protección Urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo no se constata ninguna actividad contraria a la legalidad urbanística ni tendente a bloquear las actividades administrativas propias» de la demandante. El fallo judicial determina que hubo «un cambio de la actuación administrativa seguida hasta ese momento en el departamento, extremo absolutamente legítimo en tanto no se ha llegado a acreditar que en ninguno de tales expedientes se vulnera la legalidad ni se hubiera actuado atendiendo a criterios distintos de los que permite la ley».

Leonor Muñoz ha explicado que solicitó el cese de Sedano porque «no se podía trabajar con ella» y que el grupo de técnicos para abordar los expedientes de Villas del Arenal se creó «por la propia seguridad» de los responsables del servicio que los habían tramitado hasta entonces ante las amenazas y acusaciones personales vertidas por parte de los vecinos afectados. «Uno estuvo a punto de pegarle a un técnico», ha apuntado.

Esther Sedano mantiene dos demandas judiciales contra Pomares, Cardador y Muñoz, una por acoso laboral y otra por haberla trasladado al Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) pese a tener plaza en la Gerencia de Urbanismo. Especialmente tenso ha sido el momento en el que ha relatado que, en una reunión, «el señor Pomares empezó a gritarme, increparme y humillarme dando golpes en la mesa». «Me decía que no estaba a la altura de mis compañeros, que no merecía mi sueldo, que tenía la culpa de que los expedientes caducaran. Me llegó a decir: te voy a cesar y te voy a poner a pegar sellos», ha relatado. Posteriormente, el concejal la citó para pedirle disculpas por aquello y al día siguiente destituyó a Teresa Domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos