Los examinadores acercan posturas con la DGT pero no desconvocan la huelga

Examinadores de toda Andalucía se concentraron ayer en Málaga./Salvador Salas
Examinadores de toda Andalucía se concentraron ayer en Málaga. / Salvador Salas

Los paros, que se prolongan desde hace cuatro meses, han obligado a cancelar 7.000 pruebas y a cerrar cuatro negocios en Málaga

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La Dirección General de Tráfico y los examinadores han logrado acercar posturas en el conflicto que mantienen abierto desde hace cuatro meses y que ya ha provocado la suspensión de 7.000 exámenes prácticos y ha obligado al cierre de al menos cuatro autoescuelas en la provincia. Durante una reunión mantenida ayer en Madrid, representantes de la DGT y del comité de huelga anunciaron un acercamiento de posturas, aunque no suficiente para desconvocar una huelga que amenaza con eternizarse en el tiempo.

Tras más de cuatro horas de reunión, las diferencias entre ambas partes se fueron reduciendo hasta el punto de que muchos profesionales llegaron a pensar que la huelga podría haberse desconvocado ayer mismo. Al parecer, las discrepancias entre ambos son puramente económicas, ya que los profesionales exigen una subida salarial de unos 3.000 euros brutos por trabajador al año y Tráfico ha planteado una última contraoferta en la que ofrece que parte de dicha cantidad se compense con mejoras profesionales.

Por ello, los examinadores de Tráfico se reunirán hoy en asambleas provinciales para decidir si aceptan la nueva propuesta que la DGT ha ofrecido al colectivo. Tras el encuentro, los responsables de la asociación profesional Asextra adelantaron que el objetivo es tomar una decisión antes del fin de semana para informar de la decisión final el próximo lunes. En caso de aceptar la propuesta, el colectivo desconvocaría la huelga ese mismo lunes.

El último encuentro que mantuvieron los examinadores con el organismo de Tráfico se produjo el pasado 22 de agosto, fecha en la que no se produjo ningún acuerdo. Este colectivo de funcionarios reclama una mejora retributiva del complemento específico en sus nóminas, de modo que así se reconozca la complejidad técnica, los riesgos de accidentes y agresiones y el trabajo a la intemperie. Según lleva insistiendo Asextra, el Gobierno se comprometió a hacer efectiva esta subida salarial en 2015, pero la DGT incide en que no tiene competencias para hacerlo.

«Es justo y necesario»

Al mismo tiempo que el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, negociaba con el comité de huelga, los examinadores de tráfico de toda España se echaron ayer a la calle para reivindicar sus derechos. Los profesionales andaluces se concentraron en Málaga en un intento de presionar al Gobierno y lograr así que se les conceda el complemento salarial comprometido. Durante dos horas, medio centenar de examinadores se manifestaron junto a la delegación de la DGT al grito de «es justo y necesario». A la conclusión de la concentración, los convocantes leyeron un manifiesto consensuado en todo el país.

En nombre de los examinadores, Francisco Fernández, explicó que la culpa de todo lo que está pasando es de la DGT, ya que no reconoce aspectos como la peligrosidad de su trabajo. Igualmente cifró en 250 euros bruto al mes las diferencias económicas con el Estado. «Entendemos el daño que se está produciendo, pero este es nuestro derecho y la responsabilidad sólo es de la DGT», resumió.

Fotos

Vídeos