Estudiantes del instituto Torre Atalaya colorean casetas eléctricas de la zona de Teatinos

. Dos estudiantes, durante la intervención en la caseta eléctrica./Fran Acevedo
. Dos estudiantes, durante la intervención en la caseta eléctrica. / Fran Acevedo

Esta intervención ha estado dirigida por el colectivo de Stroke Art, que ha desarrollado con los alumnos un taller de arte urbano

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Las casetas eléctricas del entorno del IES Torre Atalaya, en la zona de Teatinos, han cobrado color. Los estudiantes han participado en un taller de arte urbano impartido por Jonatan Sánchez, graduado en Bellas Artes por la UMA y miembro del colectivo Stroke Art. La intervención ha consistido en actuar en dos casetas de transformación eléctrica, gracias a la colaboración de Endesa. Estas estructuras se encuentran en la avenida Navarro Ledesma y son dos estructuras industriales, “por lo que pasan inadvertidas en el contexto urbano de la zona de ahí la importancia de esta acción que quiere dar identidad al mobiliario industrial y urbano”, explicó el artista. Jonatan impartió un taller de arte urbano en el instituto, 'Habitar los no lugares: Plasmando el Arte Andalusí'. A finales de enero comenzó en taller, con cuatro sesiones de trabajo con alumnos de primero y segundo de Bachillerato. En este tiempo han aprendido a generar sus propios diseños partiendo de un contexto común y se ha materializado utilizando plantillas y sprais. Además de plasmar los diseños en los muros también se han reutilizado los estarcidos estampando camisetas cedidas por el área de Deportes del Ayuntamiento de Málaga.

Como el trabajo se ha basado en el proyecto 'Vivir y sentir nuestro patrimonio' de la Consejería de Educación, desde la asociación “planteamos el objetivo de generar diseños en torno a patrones modulares de azulejería andalusí, pero desde una perspectiva de interculturalidad que permita la interpretación de los participantes”.

El presidente de Stroke Art destacó que “con este tipo de acciones pretendemos habitar esos espacios vacíos de identidad, con lo que conseguir generar un punto de referencia en el espacio público, para no solo conectar a los participantes, sino al público con una parte de nuestro pasado cultural. Porque entendemos que hay otros modos de regenerar el medio urbano, poniendo como eje central a los centros educativos, dándoles el papel que les corresponde, como agentes de la transformación social educativa y cultural”. El proyecto ha sido posible gracias al patrocinio y colaboración de la Fundación Unicaja y el Ayuntamiento de Málaga, distrito 11 Teatinos-Universidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos