Estudiantes de Arrabal se convierten en chefs por un día para una cena benéfica

Los alumnos, ayer en la cocina del curso. :: fernando gonzález/
Los alumnos, ayer en la cocina del curso. :: fernando gonzález

Quince alumnos de un curso de cocina prepararán esta noche un menú solidario en el restaurante Yubá

JUAN SOTO MÁLAGA.

Los alumnos de la asociación Arrabal AID se convertirán hoy en chefs profesionales por un día para preparar una cena benéfica en el restaurante Yubá de la calle San Juan. Los estudiantes del curso de cocina 'Gastrochef' que organiza el colectivo malagueño prepararán un menú para expertos del sector hostelero, críticos y público en general con el objetivo de conseguir una oportunidad laboral. La cena comenzará a las 21 horas y los interesados pueden reservar su mesa al precio de 20 euros en el propio restaurante o en el teléfono 951902985. Los fondo se destinarán a ampliar los cursos de la asociación.

Los estudiantes se estrenarán en una cocina profesional y cambiarán los platos de paella y ensalada que realizaron ayer durante la última práctica en la escuela por un menú compuesto por nem de cerdo agridulce, ensalada de pollo envuelta en panko, bacalao en tempura negra o tankatsu de solomillo. La iniciativa persigue que los participantes tengan la oportunidad de trabajar en una cocina profesional. «Queremos que se vean en un entorno laboral ofreciendo un servicio real donde ellos harán el trabajo, siempre tutelados por nuestro equipo», explica el chef ejecutivo del Grupo Premium, Mario Rosado, quien colabora activamente en el proyecto.

El profesor del curso, Javier Mostazo, explicó ayer que los alumnos se encuentran muy ilusionados por el reto que supondrá realizar un menú de dicho calibre. Y más porque les obligarán a todos a presentar los platos a los comensales. «Queremos que tengan una experiencia real antes de que comiencen las prácticas en diferentes negocios», dijo.

Entre los alumnos, Nahil El Moussaoui, un joven malagueño de 19 años, se mostraba exultante. «Me apunté a este curso porque me gustaba la cocina y estoy a punto de cumplir un reto». Aunque comenzó sin estar muy convencido, ahora confía en dedicarse profesionalmente a ello. «Me lo he pasado muy bien y estoy deseando comenzar las prácticas en algún restaurante», expresa.

Fotos

Vídeos