Los estragos de la feria

Un coche con la luna trasera destrozada./SUR
Un coche con la luna trasera destrozada. / SUR
COSAS DE LA CIUDAD

Los vecinos de El Duende y Cortijo de Torres denuncian los destrozos y la suciedad durante la semana de fiesta

PABLO MARINETTO

Los malagueños disfrutan esta semana de su semana más grande. Pero por desgracia no siempre llueve a gusto de todos. Mientras unos se divierten con la música y el ambiente en el Real de Cortijo de Torres, a los vecinos de los barrios colindantes les toca sufrir la cara menos amable de la feria. El Copo, Cortijo de Torres, El Duende y Portada Alta amanecen cada mañana con destrozos en los coches y aceras plagas de basura y excrementos.

Los vecinos se niegan a aceptar la excusa de que es una situación que solo se produce una vez al año y aseguran sentirse excluidos y desamparados por las autoridades. «Durante la semana de feria no podemos recibir visitas por no disponen de la pegatina de vehículo autorizado, los autobuses de línea paran en Santa Cristina y tenemos que soportar malos olores y peleas durante siete días», comenta indignada Cristina Sánchez, vecina de El Duende.

Resto de orines en los soportales.
Resto de orines en los soportales. / SUR

Para más inri, dejar los coches en la calle se ha convertido en un auténtico atrevimiento y es que como puede apreciarse en la fotografía, es frecuente que más de un vehículo aparezca con las lunas rotas o los retrovisores arrancados. «El año pasado un grupo de jóvenes se dedicó a recorrer la calle entera partiendo los retrovisores de todos los vehículos. Está muy bien que haya presencia policial en el recinto pero en los barrios también la necesitamos. Al menos durante esta semana», comentaba Francisca López. Sin duda, esto abre un debate que sale a la palestra cada mes de agosto en Málaga y sin que los vecinos vean salida al problema. Lo cierto es que el civismo en feria escasea y a la luz de los acontecimientos parece que para determinados grupos la frontera entre diversión y salvajismo está marcada por una línea difícilmente visible.

Suciedad en las aceras.
Suciedad en las aceras. / SUR

La Victoria: suciedad en la calzada

Si hace unas semanas se recogía en estas páginas el mal estado de la calzada de la calle Ferrándiz, ahora el problema parece acentuarse con la falta de limpieza y la escasez de baldeo en la zona. En la fotografía puede apreciarse un tramo de la vía, concretamente en la intersección con la calle Barcenillas. Los restos de suciedad son evidentes y el mal olor va en aumento conforme pasan las semanas. «Es indignante. Paso por aquí todos los días y los pies se te quedan pegados al suelo de lo sucio que está», comenta Ana Ramírez, vecina de la calle Pinosol.

Además de ser una molestia para los vecinos representa un riesgo para la salud y más aún teniendo en cuenta la cercanía de colegios como Hermanos Maristas, Sagrada Familia-El Monte o Virgen de Gracia. Los residentes en la zona exigen una limpieza en profundidad y el baldeo de la calle, que aseguran lleva sin producirse desde hace meses.

Fotos

Vídeos