José Ángel Narváez: «Estos estatutos demuestran que con diálogo se puede llegar a grandes consensos»

El rector se dirigió ayer a los 77 nuevos catedráticos. /Migue Fernández
El rector se dirigió ayer a los 77 nuevos catedráticos. / Migue Fernández

El rector de la UMA considera cumplido uno de sus grandes objetivos, dotar a la Universidad de una normativa que aporte transparencia y eficacia

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

En tres días, el rector de la Universidad de Málaga va a cumplir algunos de sus grandes objetivos del programa de gobierno: el martes se aprobaron los nuevos estatutos de la UMA. Ayer tomaron posesión 77 nuevos catedráticos y hoy será el turno de los nuevos profesores titulares, cumpliendo también su promesa de promoción interna.

-¿Esperaba este apoyo tan mayoritario a su propuesta de estatutos?

-Podemos sentirnos muy satisfechos de que se hayan aprobado de esta forma, pero no son los estatutos del rector, es un trabajo de todos, que ha sido posible gracias a la generosidad de muchos, que han sabido ceder en sus posturas en pos de un bien común. Por esto, es un documento del que toda la comunidad universitaria se puede sentir satisfecha.

-Muchos de los aspectos que se abordan en los estatutos, por ejemplo el derecho al paro docente, se tendrán que desarrollar ahora en normativas específicas, queda pues mucho trabajo por delante...

-Sí, claro. En primer lugar tiene que aprobarlos la Junta de Andalucía. Después tenemos que ponernos a repasar y revisar toda la normativa, para adaptarla a los nuevos estatutos.

-¿Qué plazo se dan para tener toda esta normativa actualizada y los estatutos sean de aplicación efectiva?

-Tenemos un año para revisar la normativa general y seis meses para la que afecta a los centros y los departamentos.

-¿Con qué criterios abordarán todas estas modificaciones?

-Los mismos que hemos seguido hasta ahora: consenso y trabajo en equipo. Este rector y este equipo de gobierno es que no sabe hacer las cosas de otra manera, vamos a seguir trabajando con ese mismo espíritu.

-Usted ha puesto en valor el consenso con el que se ha aprobado esta reforma, que no fue posible en anteriores ocasiones, y que incluso se echa de menos en la actividad política...

-La Universidad ha demostrado, con estos estatutos, que con diálogo se puede llegar a grande consensos. Cuando todos trabajamos con un mismo objetivo se pueden hacer grandes cosas.

-Se ha puesto mucho énfasis en la limitación de mandatos, ¿coincide en destacar este aspecto de los nuevos estatutos?

-La limitación de mandatos es casi anecdótico en relación a la profundidad de los cambios que se abordan. Más de cien artículos se han modificado. Suponen un cambio en el gobierno y en la forma de gobernar. Reforzamos el control de los órganos de gobierno, se mejora la representación del PAS, modificamos la forma de elección de decanos y directores de centros, se cambian aspectos relacionados con la docencia y reforzamos la investigación y la internacionalización de nuestra Universidad, por citar solo algunos.

-Insisto en el tema de la limitación de mandatos, algunos decanos no lo acogieron del todo bien...

-Bueno, creo que todo el mundo lo ha asumido bien; es una cuestión de salud democrática. Nuestro papel como docentes e investigadores no es perpetuarnos en un cargo de gestión. El mandato de la comunidad universitaria ha sido inequívoco.

-¿Qué espera de estos nuevos estatutos?

-Tenemos muchísimas oportunidades a partir de estos estatutos. Es la herramienta que nos permitirá hacer una universidad de futuro, más abierta, más transparente, más ágil, eficaz y sostenible, al servicio de la sociedad y con el objetivo de formar no solo a buenos profesionales, sino a buenas ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos