La esperanza de vida en Málaga crece casi tres años en una década pero es inferior a la media española

La esperanza de vida en Málaga crece casi tres años en una década pero es inferior a la media española

El aumento de la longevidad se acelera: los hombres malagueños viven ya una mediade casi 80 añosy las mujeres seacercan a los 85

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

¿Cuál es el mayor logro que puede conseguir una sociedad? Hay quien pensará que el éxito de un país se mide por riqueza; otros, que por la calidad de la democracia; o quizá por el nivel cultural. Para sociólogos como Elisa Chuliá, no hay mayor logro social que vivir más años, o lo que es lo mismo, morir más tarde. «La esperanza de vida es el mejor indicador del nivel de desarrollo humano», afirma. En este sentido, España puede sentirse orgullosa: es el país de la UE con mayor esperanza de vida (83,1 años de media: 80,4 los hombres y 85,9 las mujeres) y a nivel mundial pocos la superan: Andorra, San Marino, Hong Kong, Japón y Suiza.

¿De qué se mueren los malagueños?

Los últimos dos años han marcado récords en fallecimientos en Málaga, pero esto no debe ser motivo de alarma: está relacionado con el envejecimiento de la población. De hecho, las muertes por causas no naturales han descendido en las últimas décadas y ya sólo representan un 3,4% del total. Especialmente llamativa es la evolución de las muertes por accidentes de tráfico: se ha reducido un 66%. Dentro de las causas naturales, las enfermedades del sistema circulatorio y los tumores concentran más de la mitad de los fallecimientos y destaca la progresión de trastornos relacionados con la vejez como el alzhéimer.

Sin embargo, dentro del territorio nacional hay diferencias: la provincia de mayor longevidad (Madrid) y la de menos (Melilla) tienen una diferencia de cuatro años. Y Málaga, al igual que el resto de Andalucía, no sale demasiado bien parada en la comparativa. Su esperanza de vida media en 2016 (último dato publicado por el INE) era de 82,19 años (79,8 los hombres y 84,6 las mujeres). Es una cifra que está por debajo de la media nacional. De hecho, Málaga ocupa el puesto 43 en un ranking de 52 provincias. A nivel andaluz se sitúa como la tercera con mayor esperanza de vida, detrás de Córdoba y Granada.

Noticias relacionadas

La buena noticia es que este indicador está creciendo «de forma muy notable», apunta Chuliá, que es profesora titular de Sociología en la Uned y coordinadora del Gabinete de Estudios Sociales de la Fundación de las Cajas de Ahorros. Y en Málaga ese crecimiento es más rápido que la media nacional. En la última década, los malagueños han ganado una media de 2,7 años de vida, mientras que a nivel nacional el aumento ha sido de 2,2 años. Si se echa la vista todavía más atrás se descubre que en veinte años, la esperanza de vida en Málaga ha aumentado 5,4 años, mientras que a nivel nacional sólo 4,9.

¿Por qué varía la esperanza de vida entre regiones o provincias? Es difícil contestar a esta pregunta, ya que la esperanza de vida es un indicador que depende de muchos factores. Lo cierto es que al analizar el mapa de las zonas más longevas del país (Madrid, Castilla y León, País Vasco) surge la tentación de relacionarlo con el nivel de renta. Los expertos lo aceptan como una variable relacionada, pero con matices: «Alemania es más rica que España pero tiene menos esperanza de vida», recuerda Chuliá, que opina que no es «tanto la renta en sí como otros factores que pueden estar relacionados con ella, como la alimentación, el estilo de vida o el tipo de profesión».

Antonio Clavero, profesor titular del Departamento de Economía Aplicada en la Universidad de Málaga, coincide con esta tesis y apunta que la esperanza de vida es un indicador relacionado con «las condiciones de vida, con lo cual se manejan muchas variables: hábitos de vida, renta, disposición y densidad de la población...»

¿Tiene techo la longevidad?

Elisa Chuliá destaca que más que el aumento de la esperanza de vida, hay que felicitarse por «el aumento de la esperanza de vida en salud, es decir, el tiempo que vivimos sin las enfermedades típicas de la vejez». La pregunta es: ¿tiene techo el aumento de la longevidad? Los científicos están divididos: «La postura más tradicional establece la frontera en los 120 años porque ésa es la edad a la que ha llegado la persona más longeva conocida», explica la socióloga.

Sin embargo, cada vez más investigadores piensan que esa barrera no es inamovible. El más radical es Aubrey de Grey, un biomédico inglés que trabaja en una estrategia de reparación de tejidos que permitiría una esperanza de vida indefinida. Él ha llegado a decir que la primera persona que vivirá mil años ya ha nacido. Sin llegar a este extremo, científicos tan respetados como María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, también creen que la vida humana se alargará sensiblemente si se da con la tecla para frenar el envejecimiento celular.

Fotos

Vídeos