'Enganchados' a la Antártida

Fausto Polvorinos y José Vicente Albero, anoche ante la librería Mapas y Compañía. /Fernando González
Fausto Polvorinos y José Vicente Albero, anoche ante la librería Mapas y Compañía. / Fernando González

Fausto Polvorinos viaja por segunda vez para realizar predicciones y para José Vicente Albero, técnico especialista, es su undécima expedición

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

El frío llega a Málaga, y ellos se van a 'disfrutar' del verano antártico en la base que España tiene allí. Aunque las temperaturas son ligeramente superiores a los cero grados y cuando sopla el viento la sensación térmica puede llegar a los -20ºC. Fausto Polvorinos, jefe de Predicción de la Agencia Estatal de Meteorología en Málaga, y José Vicente Albero, especialista en mantenimiento y calibración, parten mañana hacia la base antártica española Juan Carlos I. Tardarán 27 horas en llegar a Punta Arena, la ciudad más meridional de la Patagonia chilena. Allí descansarán un día o día y medio, antes de volar a la isla del Rey Jorge, ya en la Antártida. Después, el buque Hespérides les llevará hasta la base Juan Carlos I, donde pasarán dos meses trabajando e investigando sobre el clima antártico.

Casualidades de la vida, el físico y científico Javier Cacho presentaba anoche en la librería Mapas y Compañía su último libro, 'Nansen, maestro de la exploración polar'. Cacho dirigió durante varios años la base antártica, y con él coincidió José Vicente Albero, para quien esta será su undécima expedición al continente helado.

Aprovechando el verano antártico (que va de noviembre a febrero) se abre la base científica española. La campaña tiene dos fases, y Fausto y José Vicente sustituyen a los dos compañeros que abrieron la base, que ellos cerrarán a finales de marzo. Este año se cumplen 30 años de la presencia de España en la Antártida, con una base científica, aunque un año antes ya hubo una expedición, aunque sin base.

«Es la primera vez en 30 años que no estoy en Semana Santa...¡seguro que hará buen tiempo!», bromea el jefe de Predicción

Fausto Polvorinos será el encargado de la predicción meteorológica tanto para la base Juan Carlos I, como para la que tiene el Ejército (Gabriel de Castilla) o la que utilizan el Hespérides y otros campamentos. En otros casos serán «predicciones a medida, cuando lo soliciten compañeros o equipos científicos», señaló ayer el jefe de Predicción de la AEMET en Málaga. La función de José Vicente Albero será mantener las distintas estaciones meteorológicas que hay en los alrededores de la base.

La base española se abrió en 1988 en la isla de Livingston, en las Shetlan del Sur, junto a la península Antártica. Es una zona «muy sensible» al cambio climático, algo que para ellos es evidente a simple vista. «Cuando comparas las fotos que se han ido haciendo en estos últimos 30 años, ves claramente el retroceso de los glaciares», indicaron.

Durante dos meses convivirán con científicos españoles de diferentes disciplinas, desde biólogos a oceanógrafos, ecólogos o sismólogos. Entre ellos se crea «un ambiente de gran camaradería, de amistad, de ayuda mutua», explicaban anoche. «Es como un paréntesis en tu vida, allí no hay dinero, no hay llaves, tenemos una disciplina casi militar; cuando vuelves, durante unos días te sientes como un extraño». Fausto va por segunda vez, pero para José Vicente es su undécima expedición. Por eso tiene sentido su afirmación: «La Antártida engancha».

Fausto Polvorinos es una de las personas más buscadas en Semana Santa. De sus predicciones depende que salga o no una procesión. Esta será la primera ocasión, en 30 años de profesión en Málaga, en que esté fuera. «¡Seguro que hace buen tiempo!», bromeaba anoche, a solo unas horas de partir a la Antártida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos