Educación no firmará el convenio para ampliar el horario de entrenamientos tras la multa municipal

Educación no firmará el convenio para ampliar el horario de entrenamientos tras la multa municipal

La delegada lamenta que la voluntad de consenso de la Junta haya sido respondida por el Ayuntamiento con «vergonzosa deslealtad»

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

«En las circunstancias actuales no puedo poner mi firma en el convenio». Así de tajante se mostró ayer la delegada de Educación, Patricia Alba, después de recibir la notificación de sendas sanciones de 12.000 euros por los expedientes sancionadores abiertos a los colegios Lex Flavia Malacitana y Félix Revello de Toro por superar los niveles de ruidos máximos contemplados por la normativa medioambiental. La colaboración y voluntad de consenso que ha mostrado la administración regional ha sido respondida con una «vergonzosa y sonrojante deslealtad» por parte del Ayuntamiento, afirmó.

Según la delegada, las denuncias tienen fecha de salida del 23 de este mes, justo el mismo día en que la junta de gobierno local aprobaba el convenio de colaboración que permitiría la ampliación de horarios de las 20 horas a las 22 horas. Aunque las dos administraciones aclararon que la firma del convenio es para ampliar el horario, y responsabilizar a los clubes de lo que pueda pasar en este tiempo, aunque no resuelve el problema de fondo de la generación de ruidos, que podría ser motivo de futuras denuncias vecinales en caso de que se superen los niveles permitidos.

Noticias relacionadas

«Hemos movido cielo y tierra para modificar un convenio que estaba publicado en el BOJA y es el mismo para toda Andalucía. Ningún ayuntamiento había puesto ningún reparo, salvo el de Málaga, y hemos hecho todo lo posible para atender sus peticiones, para llegar a un entendimiento mediante la cesión por ambas partes. Pero –añadió– en todo este proceso la Junta ha hecho muchas concesiones y cesiones, y el Ayuntamiento de Málaga no ha hecho nada». Tras el visto bueno por parte del Ayuntamiento, el convenio había sido enviado a Educación, cuyos servicios jurídicos habían emitido informe favorable, por lo que estaba pendiente de la firma por parte de la delegada,

Patricia Alba reconoce que en las conversaciones con el Ayuntamiento no se planteó el archivo de estos expedientes sancionadores, pero sí que «se atenderían las alegaciones y se realizarían nuevas mediciones tras las medidas correctoras que se han estado adoptando por parte de los centros y los propios clubes. «El propio alcalde se comprometió ante los directivos de los clubes que realizarían nuevas mediciones de ruidos, algo que no ha cumplido», afirmó. De esta manera, la sanción habría quedado en un apercibimiento. La delegada anunció que presentará recurso a estas sanciones, algo que no suspende la ejecución del expediente. Alude la delegada a la incongruencia que supone que el Ayuntamiento les solicite las instalaciones de los centros «por la falta de equipamiento deportivo municipal» y luego les multe por el uso que se realiza de las mismas. Algo «inédito» en toda la región, aclaró.

Los padres asisten con perplejidad a este «despropósito». Ernesto Pimentel llevó a su hijo a la escuela municipal de baloncesto, que entrenaba en el Lex Flavia de 4 a 5 de la tarde, y se encontró la puerta cerrada y las actividades suspendidas. «Como padre me sorprende que una actividad extraescolar como es la Escuela Municipal (de Baloncesto en este caso) sea clausurada por el propio Ayuntamiento, que es la institución que la promueve». Después de ver por la prensa que se estaba cerca de un acuerdo, considera que lo que ha sucedido «tiene tan poco sentido, que da la impresión que se está utilizando el deporte base como chivo expiatorio de la confrontación entre administraciones».

Perjudicados, los niños

Los clubes y, sobre todo los niños y niñas de los equipos, vuelven a ser los mayores perjudicados. En los colegios e institutos entrenan siete clubes de baloncesto base, que necesitan del horario ampliado hasta las 10 de la noche para poder encajar todos los equipos. Siete de los 13 equipos del club Puerta Oscura se quedan sin poder entrenar en el instituto del mismo nombre. Otro de los afectados es el club Málaga Basket, con 419 jugadores, que entrena en los colegios Revello de toro y Adelaida de la Calle. En su caso, no podrán entrenar 12 de los 27 equipos.

Los responsables de los siete clubes afectados han convocado una reunión urgente para esta próxima semana para analizar la situación. La sanción obliga a los colegios a parar su actividad a las ocho de la tarde. Y en el Lex Flavia prohíben cualquier actividad deportiva extraescolar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos